Recuerdo de Fiorini

Autor:Edgardo Casagrande
Páginas:59-60
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 59

Cuando la Dra. D'Argenio me pidió que me pusiera en comunicación con ella para participar en estas jornadas que recuerdan al Dr. Bartolomé Fiorini, esperé algunos días para contestarle, debido a la responsabilidad que esta tarea implicaba.

La explicación posible a dicha demora se debía a que la figura de Bartolomé Fiorini es tan grande para mi y las personas que me acompañan que tenía el temor de no poder expresar con palabras tantas imágenes, memorias y enseñanzas que aún hoy reaparecen como referencias en cada acto que llevo adelante en todos los momentos de mi vida.

Al detenerme a pensar en este maestro que tuve la suerte de conocer y tratar de una manera personal, acuden las reminiscencias de esa amistad que brindaba a toda persona que estuviera dispuesta a caminar junto a él. Y es que me unía al profesor Fiorini esa cálida tradición de compartir las pequeñas cosas de la vida. Los almuerzos y sobremesas de los sábados donde cultivábamos la tradición de la palabra -aunque generalmente eran sus palabras y el oído atento de los que teníamos el inmenso placer de oírlo-.

El 17 de mayo de 1966 es uno de los días más importantes de mi vida, ya que fue el comienzo de mi carrera administrativa en esta Facultad. El antiguo edificio, el lugar donde fui recibido por una persona que hasta ese entonces era simplemente un nombre. Las fuertes puertas de madera se abrieron con las solemnidades antiguas y con todos mis temores y expectativas fui a dar con el Sr. Decano. Su imponente figura era tan intimidante que no me atreví a hablar. Sin embargo, este hombre de cabello blanco y sonrisa afable, me miró con la gracia del que sabe cómo son los primeros días de una nueva relación laboral.

Estreché su mano y el respeto y la cordialidad hicieron que desde allí en más tomara a esta Facultad como mi segundo hogar y a don Bartolomé Fiorini como una de las figuras más importantes. ¡Cómo no recordar que los pasillos de la antigua Facultad eran transitados por figuras increibles! Esas personalidades que resolvían todo con sus reflexiones y con su vocación Page 60 docente por sobre todas las cosas. Aquella institución donde se convocaban maestros de la talla de Alberto Molinari, Silvio Frondizi, Alberto Gaspar Spota, Miguel Marienhoff, Mario Deveali, y otros grandes.

En esos momentos el trato entre los docentes y administrativos era respetuoso y distante. Sin embargo, Don Bartolomé Fiorini superaba esas barreras y se acercaba como un amigo por sobre su...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA