Servidumbre

Autor:Marcelo E. Urbaneja
Páginas:611-613
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 611

La servidumbre, ahora en singular, se contempla desde el artículo 2162 al 2183, formando el título XII de este Libro Cuarto. Se divide en 4 capítulos: “disposiciones generales” (2162 a 2172), “derechos y obligaciones del titular dominante” (2173 a 2179), “derechos del titular sirviente” (2180 y 2181), y “extinción de la servidumbre” (2182 y 2183).

Una primera impresión que surge de la drástica reducción del número de artículos (138 actuales contra 22 proyectados, aunque en los fundamentos se diga 21) es la bienvenida supresión de una casuística poco afecta a permitir la inducción de principios generales, lo que derivó en una incontable cantidad de disquisiciones y controversias.

Contribuyó ciertamente a esa disminución el haberse eliminado el equivalente a nuestro título XIII (artículos 3068 a 3107), que alberga a las servidumbres en particular.

Debe apuntarse, sin embargo, que ese énfasis en la regulación de particularidades que contiene el Código Civil en vigor descansa en la atribución de facultades de disfrute especíicas, frente a las genéricas que, en cambio, se disponen en materia de usufructo.

De este modo, y esquemáticamente, si en el usufructo bastó con establecer el principio de la percepción de frutos para luego imponer limitaciones, en las servidumbres, al contrario, debió explicitarse lo que sí puede realizar su titular, máxime a la luz de la regla in dubio pro domino que luce de artículos como el 3011, 3019 y 3021.

Las consecuencias de esta diferencia, que en alguna oportunidad señalamos1, gobiernan la generalidad de las soluciones en este ámbito.

Ambas reglas (goce especíico e interpretación favorable al inmueble sirviente) se reproducen en el Proyecto (artículos 2162 y 2181, éste in ine).

En líneas generales, se siguen las pautas establecidas en el Proyecto de 1998.

1) Disposiciones generales

Esclareciendo el concepto actual y la sinuosidad de sus interpretaciones, se establece la necesidad de 2 inmuebles y la concesión a su titular de “determinada utilidad” sobre el inmueble sirviente ajeno.

Para quienes supusieran aún que el usufructo, el uso y la habitación constituyen servidumbres personales en el ordenamiento en vigor, con el Proyecto esa tesis queda deinitivamente sepultada.

Page 612

Se destaca además el in de la polémica sobre la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA