Prólogo a la primera edición