El acto administrativo y su ejecución

Autor:Luis R. Carranza Torres
Cargo del Autor:Abogado (U.N.C.). Doctorando en Ciencias Jurídicas (U.C.A.)
Páginas:59-87
 
EXTRACTO GRATUITO
Capítulo 2
EL ACTO ADMINISTRATIVO Y SU EJECUCIÓN
Sumario: 1. Origen. 2. Concepto. 3. Requisitos esenciales del acto
administrativo. 4. Prohibición de las vías de hecho. 5. Principio de
la expresión positiva de la Administración. 6. Expresión presunta
por el silencio. 7. Principio de publicidad de la actividad del Esta-
do y eficacia del acto administrativo. 8. Presunción de legitimidad
y fuerza ejecutoria de los actos administrativos. 9. Ejecutoriedad
del acto. 10. Suspensión de ejecución e impugnación adminis-
trativa.11. Otros actos estatales no administrativos. 12. Juris-
prudencia.
1. ORIGEN
El surgimiento del acto en el sentido del derecho administrativo,
puede localizarse a partir de la Revolución Francesa. La Administración,
desde el primer momento, estuvo dotada de una singular fuerza frente
a los administrados. Para evitar la paralización del poder público se
excluía la injerencia jurisdiccional respecto de sus actos, como Adminis-
tración, dotándosele de exorbitantes poderes, cuya utilización partía de
la producción del acto, cuya efectividad llevaba ínsita aquellos poderes98.
Aquellos actos del príncipe que estaban exentos de control por la
jurisdicción ordinaria, eran los que se llamaban “actos de autoridad”,
emanados del Poder Ejecutivo, en ejercicio de sus prerrogativas y no
98 MARTÍN M ATEO, Ramón, Derecho administrativo, Instituto de Estudios de Ad-
ministración Local, Madrid, 1984, p. 292.
60 LUIS R. CARRANZA TORRES
controlables; frente a ellos estaban los “actos de gestión”, procedentes
de la Administración para su manejo ordinario, susceptibles de con-
trol jurisdiccional. Los actos administrativos actuales serían compa-
rables con estos últimos99.
El sentido del acto administrativo, como límite del Poder Judicial,
va a modificarse y complementarse posteriormente, marcándose el én-
fasis en la mejor defensa del particular frente a la Administración, con-
siderándose el acto administrativo como el foco de atención de las
posibilidades defensivas de los administrados ante la Administración100.
2. CONCEPTO
Las decisiones administrativas no se expresan sólo a través de ope-
raciones materiales, sino también mediante declaraciones intelectuales
de origen unilateral o bilateral, de alcance individual o general, de efec-
tos directos o indirectos, a las que denominamos (un tanto genéricamen-
te) “actos administrativos”101.
Por ello supone como el modo de manifestarse, la actividad de las ad-
ministraciones públicas. Así como el Poder Legislativo promulga leyes y
el Poder Judicial dicta sentencias, el Poder Ejecutivo realiza actos admi-
nistrativos. Ahora bien, no debe confundirse al acto administrativo como
el único modo de manifestación de la entera actividad administrativa. El
acto administrativo no lo es todo en el derecho administrativo, por lo que
debe depurarse su concepto con el objeto de diferenciarlo de otros actos
jurídicos de la Administración. Los reglamentos, los contratos, la activi-
dad de coacción, no son propiamente actos administrativos102.
Tanto el sustantivo acto como el adjetivo administrativo son térmi-
nos susceptibles de interpretación diversa: no existe un concepto, ni
doctrinario ni legalmente unitario103.
99 ALÍA P LANA, Miguel, “Breve aproximación al acto administrativo y su regula-
ción en el derecho español”, disponible desde http://www.legalinfo-panama.
com/articulos/actoadm.pdf (09/03/03), p. 1.
100 M ARTÍN M ATEO, Ramón, op. cit., p. 292.
101 DROMI, Roberto, Derecho administrativo, p. 201.
102 A LÍA P LANA, Miguel, “Breve aproximación al acto administrativo y su regula-
ción en el derecho español”, loc. cit., p. 1.
103 DROMI, Roberto, Derecho administrativo, p. 201.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA