Algunas consideraciones en relación a la figura del querellante particular y al Amicus Curiae