Dilma hace guiños a la izquierda, que promete luchar en la calle

 
EXTRACTO GRATUITO

SAN PABLO.- Desolada y resignada a ser apartada de su cargo por el Senado en diez días, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, buscó ayer revitalizar su relación con los grupos de izquierda, que serán fundamentales para la siguiente batalla contra el impeachment. En un acto por el Día del Trabajador en San Pablo, la jefa de Estado anunció concesiones a los sindicatos y movimientos sociales, que se comprometieron a acompañarla en las calles con todo tipo de medidas de fuerza para restituirla en el poder si es necesario.

"Voy a resistir y luchar hasta el final. Ésta es una lucha por la resistencia, contra la pérdida de derechos, una lucha a favor de las conquistas sociales, una lucha por la democracia", subrayó Dilma ante unas 100.000 personas que tapizaban el parque Vale do Anhangabaú, en el centro paulistano, como parte de una movilización en todo el país por el 1° de mayo, organizada por el oficialista Partido de los Trabajadores (PT), la Central Única de Trabajadores (CUT) -la mayor organización sindical del país- y grupos como el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST) y la Unión Nacional de Estudiantes (UNE).

"¡No habrá golpe!" y "¡Dilma, guerrera del pueblo brasileño!" vivaban los manifestantes a la ex guerrillera devenida en la primera presidenta mujer de Brasil. "Luché como ustedes mi vida entera. Ahora es una lucha mucho más amplia", dijo Dilma, vestida con un saco rojo, el color petista.

Ante la multitud de izquierda, que hasta hace muy poco expresaba su desencanto del gobierno por las políticas de austeridad implementadas desde que Dilma asumió su segundo mandato, a principios del año pasado, la jefa de Estado aprovechó para anunciar un "paquete de bondades" que atienden reivindicaciones sociales de larga data.

Señaló que aumentará en un 9% las cuotas de asistencia del popular programa Bolsa Familia, que se ocupa de unos 47 millones de los brasileños más pobres; garantizó una rebaja en el impuesto a la renta sobre los asalariados; aseguró que extenderá de cinco a 20 días la licencia de paternidad para los empleados públicos, y prometió más recursos para la agricultura familiar. La semana anterior había divulgado la renovación del plan de viviendas Minha Casa, Minha Vida y la ampliación del programa Más Médicos.

El mentor político de Dilma, el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, máximo líder petista, también debía participar del evento en San Pablo, pero...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA