Subte: los despidos de tres empleados ponen en duda el servicio

 
EXTRACTO GRATUITO

Con café, jugo y una mesa abierta al diálogo con los pasajeros, los metrodelegados cambiaron la estrategia de reclamo, pero no el foco, después de la escalada en el conflicto que terminó en la detención de 16 trabajadores del subte, la semana pasada, cuando se realizaba un paro de 12 horas en la línea H. Ese hecho fue superado, aunque las secuelas se propagaron hasta ayer, cuando Metrovías anunció el despido de tres trabajadores, lo que pone aún más interrogantes sobre el servicio durante las próximas semanas.

Según informaron desde la empresa concesionaria del servicio, los despidos de un delegado gremial y de dos miembros de la comisión directiva de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (Agtsyp) se produjeron "por haber cometido agresiones e incidentes durante la apertura de molinetes en la línea H el jueves pasado". Fue en el mismo sitio donde dos días antes se habían producido los incidentes que derivaron en la paralización de toda la red. "Estas personas ya contaban con antecedentes de hechos similares por los que se las había intimado", agregaron.

Hasta anoche se esperaba una respuesta de los metrodelegados, que habían iniciado la semana con medidas más tenues que las realizadas desde que comenzó el conflicto. Ayer, entre las 17 y las 20, se liberaron los molinetes de la línea C (Constitución-Retiro) como parte del plan de acción resuelto por el plenario de delegados el lunes pasado.

El gobierno porteño había amenazado el martes, en pleno paro general, con que las sanciones podrían incrementarse. Hasta el lunes se habían enviado 171 telegramas con sanciones disciplinarias (131 de ellas a delegados gremiales que cuentan con tutela sindical), con suspensiones de entre cinco y 15...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA