Los metamensajes de la Operación "Fallo Arriola de la Corte Suprema"

Autor:Fabiana Barrera
Cargo:Abogada - Docente universitaria
RESUMEN

Mucho se ha querido decir sobre el famoso caso “Arriola” por medio del cual el más Alto Tribunal de la Nación, la Corte Suprema de Justicia, falló en el caso concreto

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

¿Que hay detrás del velo de esta Sentencia de la Corte?

REFERENCIA CS Caso Arriola, Tenencia de Drogas para consumo

- La operación: Despenalizar la tenencia de estupefacientes

- Sus protagonistas: Gobierno-Corte Suprema de Justicia-Medios de Comunicación.

Mucho se ha querido decir sobre el famoso caso “Arriola” por medio del cual el más Alto Tribunal de la Nación, la Corte Suprema de Justicia, falló en el caso concreto la despenalización de la tenencia de marihuana para consumo personal, pero también mucho se ha desinformado sobre el tema.

El fallo “Arriola” es, en mi opinión personal, nada mas ni nada menos que una operación narcolegalizadora organizada desde el Gobierno, y encabezada por el Jefe de Gabinete Aníbal Fernández y el Dr. Eugenio Zaffaroni, uno de los ministros que integran la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que podría tener por fin enviar una serie de metamensajes sociales, políticos y de otras yerbas.

Esta es, en mi opinión, una operación planeada desde el Gobierno en la que aparecen como protagonistas el Jefe de Gabinete; la Corte Suprema de Justicia de la Nación y como personaje central a los medios de comunicación, a los que el propio gobierno tanto ataca y a los que la Presidenta ha calificado como “fusiladores mediáticos”, pero claro está que tan sólo cuando lo que informan no les conviene, sin embargo veremos como se los utiliza para desplegar complejas operaciones encubiertas.

¿Porque digo esto? Porque para emitir esta humilde opinión primero he analizado los acontecimientos de los hechos vinculados a la narcolegalización desde su inicio.

La denominada “Operación Arriola” comenzó con la exposición realizada el 8 de agosto en el Congreso Nacional, en el marco de la inauguración del la I Conferencia Latinoamericana y la VII Conferencia Nacional sobre Políticas de Drogas que se desarrollase en el Anexo de la Cámara de Diputados, en la cual el ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Dr. Eugenio Zaffaroni junto al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, ambos representando a dos poderes del Estado, el Ejecutivo y el Judicial y en el ámbito del restante Poder Legislativo, unieron sus voces para decir que no se debería penalizar al consumidor quien en última instancia sería una víctima y no un delincuente.

En su extensa exposición, el jurista indicó que "el uso, abuso o dependencia" de los tóxicos ilícitos es "claramente un problema de salud que no se resuelve a través del sistema penal". Por su parte el Jefe de Gabinete Aníbal Fernández ratificó en el mismo evento los dichos del ministro al sostener que "…la postura (del Gobierno) no ha cambiado, es la postura de siempre: no criminalizar al adicto es un convencimiento y una política despiadada en la lucha contra el narcotráfico".

La operación prosiguió días mas tarde cuando el 18 de agosto del año en curso el diario “La Nación” anunciaba en sus titulares de primera plana, que la próxima semana la Corte Suprema dictaría un fallo polémico por medio del cual decidiría despenalizar la tenencia de drogas para consumo personal, y el mismo periódico, también en sus titulares de fecha 25 de agosto adelantaban que en una inminente sentencia de la Corte Suprema, por decisión unánime, absolverían a cinco jóvenes a los que se le habían encontrado unos pocos cigarrillos de marihuana.

En otros medios de comunicación masiva también se hizo referencia a que la Corte Suprema resolvería en el “Caso Arriola” despenalizar la tenencia de drogas para consumo y que legalizaría la tenencia mínima de drogas.

Parece ser que los ministros del Alto Tribunal, en este caso prefirieron, vaya saber por que razón, dejar de lado ese viejo adagio que dice que los jueces hablan a través de sus sentencias –adagio al que precisamente suelen recurrir los magistrados cuando no quieren emitir opiniones sobre determinados casos- y no tuvieron empacho de anticipar sus posturas personales mucho antes de emitir la sentencia en el denominado “Caso Arriola”.

Yo me pregunto ¿porqué con casi una semana de antelación se filtró tanta información sobre lo pensaba la Corte y en especial el Dr. Zaffaroni en este caso concreto? Y esto resulta llamativo porque en varias oportunidades los propios ministros han condenado a los medios por desinformar a la población. ¿Será que los miembros de la Corte tenían orden de adelantar lo que se iba a fallar a los medios de comunicación para poder tomar la temperatura de la opinión pública y de la oposición respecto de la despenalización de la tenencia para consumo personal? Le dejo al lector esta inquietud.

Finalmente el 25 de agosto la Corte Suprema emite su sentencia y decide unánimemente en el caso concreto “Arriola” declarar la inconstitucionalidad del Art. 14, párrafo 2do. de la ley 23.737 sancionada en 1989 que reprime con prisión “de 1 mes a 2 años cuando –el que tuviere en su poder estupefacientes- por su escasa cantidad y demás circunstancias, surgiere inequívocamente que es para consumo personal” argumentando que dicho artículo viola el derecho a la libertad personal y el principio de reserva consagrado en el Art. 19 de nuestra Constitucional Nacional que reza que “Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan el orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados. Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe”.

Entre otras cosas, la Corte Suprema, no en vano, refiere en sus argumentos la necesidad de una política criminal y de protección a los sectores de mayor riesgo. Bien sabido es que el Gobierno es quien fija los lineamientos de una determinada política criminal, política que por lo visto ya ha adoptado, y que consiste en avanzar hacia la despenalización de la tenencia de drogas para consumo personal.

A mi entender, una vez más se está violando la independencia de los poderes del Estado pues la Corte Suprema no hizo más que fallar de la forma y el modo que el Ejecutivo estaba esperando que lo hiciese para entonces sí poder promover una modificación a la ley 23.737, que reprime el narcotráfico, y adoptar en cambio un criterio despenalizador. Esto no es una conjetura, basta con leer lo informado por el periódico “La Nación” con fecha 26 de agosto, en su página 10 donde expresa que “el gobierno nacional esperaba este fallo para avanzar en un proyecto de modificación de la ley de drogas” y más aún lo sostengo al recordar que el Dr. Zaffaroni y el Dr. Aníbal Fernández habían estado juntos en el Congreso para alentar y expresar, según su criterio, los beneficios de la despenalización de la tenencia de drogas para el consumo personal, criterio que yo como muchos argentinos no compartimos para nada, ya que bien podría ser una suerte de “antesala del infierno”.

A buen entendedor pocas palabras, ese evidente que Poder Ejecutivo le habría “sugerido” a la Corte Suprema que se expidiera en el caso “Arriola” a favor de la despenalización, nada mas ni nada menos que para poder apoyarse en dicho precedente jurisprudencial para modificar la ley 23.737, jugando los medios de comunicación un rol fundamental pues son éstos quienes se encargaron de transmitir las opiniones de los magistrados, adelantando que el gobierno estaba esperando el fallo, así como de desinformar sobre el verdadero alcance del fallo, difundiendo además subliminalmente el falso concepto de que ya no estaba penado el consumo de estupefacientes ni la tenencia en pequeñas cantidades. Sin los medios de comunicación, que actuaron claramente como “formadores de opinión”, la operación de la despenalización de la tenencia para consumo personal hubiese sido un fiasco.

Pero a su vez tenemos que la sentencia de la Corte Suprema en el citado “Caso Arriola”, sin lugar a dudas, fue de gran importancia para el Poder Ejecutivo, ya que si ese Alto Tribunal no hubiese adoptado la postura despenalizadora que tomo, al gobierno no le hubiese sido posible hablar de reforma a la ley 23.737 de ninguna especie.

Porque se eligió el llamado “caso Arriola” El medio a través del cual se lanzó la legalización

Evidentemente el Gobierno necesitaba preparar el terreno para avanzar en una política de despenalización de la tenencia de estupefacientes, y necesitaba para ello que, cuanto antes, la Corte Suprema tuviese la iniciativa, para lo que se requería que tomara algunos de los casos que tenía para resolver al respecto a los fines de sentar como precedente jurisprudencial la despenalización de la tenencia de drogas para consumo personal. Si bien la Corte cumplió con su parte, es evidente que se tomó su tiempo y buscó entre las causas que tenían a estudio, un caso que les permitiera expedirse a favor de la despenalización sin quedar ante la opinión pública como los impulsores originarios de la despenalización, es decir, no quiso ni que la opinión pública ni que los medios de comunicación le achacaran la “responsabilidad” de la despenalización y así fue como optaron por fallar en un expediente muy particular como lo es el denominado “Caso Arriola”, entre muchas otras causas similares en las que también tenía que expedirse.

Esto que afirmo no es una mera elucubración propia, ya que el mismísimo diario “Pagina 12” en su edición del 26 de agosto de 2009, página 10, anuncia en su titular “Las Señales de la Corte, La elección de la causa para pronunciarse sobre la cuestión de drogas fue motivo de cambio y discusiones entre los supremos. La selección implica un mensaje que quiso dar la Corte. La critica...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA