La fe cristiana y la constitución de un orden político centrado en la afirmación de la dignidad de la persona humana

Autor:Carlos Daniel Lasa
Cargo del Autor:Doctor en Filosofía. Director del Instituto Académico Pedagógico de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Villa María, Córdoba (U.N.V.M.). Investigador del CONICET
Páginas:75-82
 
EXTRACTO GRATUITO
LA FE CRISTIANA Y LA CONSTITUCIÓN DE UN OR-
DEN POLÍTICO CENTRADO EN LA AFIRMACIÓN DE
LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA
Carlos Daniel Lasa*
En la Exhortación Apostólica Christifideles laici, el Papa Juan Pablo
II afirma: “… sólo desde dentro y a través de la cultura, la fe cristiana llega
a hacerse histórica y creadora de historia”1. Lamentablemente, los cris-
tianos tenemos que admitir que, desde hace no poco tiempo, la fe ha
dejado de impregnar la cultura y, en consecuencia, se ha tornado inca-
paz de crear historia. Muchos piensan, sin embargo, que esta realidad
ha sido una “conquista” del hombre moderno el cual, habiendo llegado
a un estadio de “madurez”, ha sido capaz de crear una organización
política sobre bases puramente “racionales”. Es más: resulta curioso
que, entre esos muchos hombres, se encuentren incluso cristianos. En
este sentido, fue necesario que la diversidad de posiciones existentes,
dentro de una sociedad política, abandonara toda pretensión ideológi-
ca totalizadora para disponerse, de este modo, a la construcción de una
nueva cultura sustancialmente común, fundada en valores comunes.
Ahora bien, aun admitiendo la buena intención de aquellos cristianos
que proponen este modo de proceder, no podemos dejar de advertir, al
propio tiempo, la absoluta ingenuidad de los mismos. Ciertamente,
establecer como base común e indiscutida la racionalidad significa dar
por conquistada nada menos que la idea de que es posible una raciona-
lidad pura, sin presupuestos; es decir, al abrazar la concepción de la
razón propuesta por Kant, se está admitiendo una razón que, teniendo
como único punto de partida ella misma, se yergue en “garantía” de ob-
jetividad. Consecuentemente, expresa el mismo Habermas en su es-
* Doctor en Filosofía. Director del Instituto Académico Pedagógico de Ciencias Huma-
nas de la Universidad Nacional de Villa María, Córdoba (U.N.V.M.). Investigador
del CONICET.
1 Nº 44.
cuartas gentile.pmd 29/01/2014, 12:4575

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA