El tiempo del silencio terminó y empiezan a mostrarse las cartas

El ministro de Economía, Martín Guzmán, completó ayer su exposición en el Congreso con una combinación de tonos y conceptos. En su visita a la Cámara de Diputados, el funcionario nunca abandonó su cadencia característica al combinar pasajes de análisis casi académico sobre la historia reciente de la macroeconomía argentina, críticas hacia gestiones pasadas y las primeras insinuaciones sobre el modo en que el Gobierno buscará avanzar en la reestructuración de la deuda pública.Fue, en definitiva, un capítulo más de la incipiente negociación que, desde la postura oficial, tiene dos elementos cada vez más claros: el Estado hoy no tiene capacidad (sí voluntad) para pagar y los acreedores privados deberán aceptar una quita."Hoy la Argentina vive una crisis económica y social", remarcó Guzmán, sentado solo junto a sus notas, ante la mirada de los legisladores que, antes de la reunión, habían remitido 119 preguntas sobre los planes oficiales para avanzar en la renegociación de la deuda. El crecimiento de la pobreza y la indigencia, la disparada de la inflación o el desplome del producto en los últimos cuatro años fueron los elementos a los cuales apeló Guzmán para atribuir responsabilidad de la situación actual tanto a la gestión de Mauricio Macri como, también, a la anterior conducción del FMI."Hubo un brutal crecimiento de la deuda pública sin que haya habido un crecimiento concomitante de la capacidad productiva de la Argentina, y esa carga es lo que le impide salir de la espiral recesiva. Los países que sufren estas crisis no salen hasta tanto la deuda deja de ser una carga que pisa la posibilidad de crecer", enfatizó el ministro, quien también se refirió a las consecuencias del acuerdo stand-by firmado en 2018 con el organismo de crédito internacional: "No ayudó a estabilizar. El gobierno anterior cumplió con todas las premisas del programa, como la austeridad fiscal y la contracción monetaria, bajo la premisa de que eso iba a generar una restauración de la confianza, pero eso terminó afectando toda la economía".Con un recurrente énfasis en recuperar la sustentabilidad de la deuda, Guzmán volvió a endurecer el tono hacia los acreedores. Al igual que lo había hecho el ministerio en el comunicado que anunció el reperfilamiento del bono AF20, apuntó en tono...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba