La tenaz avanzada bonaerense

La semana se empezó a torcer a la media tarde del miércoles. También la historia de la gestión de la pandemia. El Presidente, recién dado de alta, convocó a su primera actividad presencial en Olivos. Allí, junto conEn la Casa Rosada aseguran que lo venía meditando desde los días anteriores. Entre los gobernadores e intendentes reina la convicción de que hubo un cambio abrupto e imprevisto. La diferencia no es menor. Lo que está en el medio es el grado de autonomía de la decisión.Después de la 5 de la tardeLas cámaras se apagaron sin una definición aparente.Una opción fuera de la mesaEn el Gobierno argumentan que Fernández venía reuniendo datos múltiples del agravamiento de la situación sanitaria y que había estado muy activo en sus últimos días de su confinamiento. Entre el lunes y el martes Cafiero había presidido dos reuniones ministeriales y una con epidemiólogos, en las que hubo mucha preocupación por el nivel de contactos sociales."Alberto estaba enojado porque vio que los gobernadores y el jefe porteño no habían cumplido los compromisos de la semana anterior, cuando se anunciaron restricciones a la nocturnidad. Nadie controló nada, especialmente en el AMBA. Larreta salió a desmarcarse y Kicillof tampoco tomó medidas". La frase pertenece a un funcionario muy cercano al presidente, que entiende que el negocio de los mandatarios...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba