De Somalia a Libia: El estado fallido, ¿Un nuevo modelo de estado?

Autor:Ana Gemma López Martín
Cargo:Profesora Titular de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid (España)
Páginas:91-110
RESUMEN

La expresión "Estado fallido" se ha convertido en lenguaje habitual, tanto de políticos, como de juristas y periodistas, desde que fuera acuñada en 1992. Desde entonces, muchos Estados han sido calificados como fallidos. El primero fue Somalia, pero le han seguido otros como Afganistán, Haití, Irak y, más recientemente, Libia o incluso Siria. Ante esta creciente realidad nos preguntamos si... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
91
R   F, V. IV N° 1 N S II (2013) 91-110
DE SOMALIA A LIBIA: EL ESTADO FALLIDO,
¿UN NUEVO MODELO DE ESTADO? *
FROM SOMALIA TO LYBIA: FAILED STATE,
A NEW MODEL OF STATE?
Ana Gemma López Martín **
Resumen: La expresión “Estado fallido” se ha convertido en lenguaje
habitual, tanto de políticos, como de juristas y periodistas, desde que
fuera acuñada en 1992. Desde entonces, muchos Estados han sido ca-
licados como fallidos. El primero fue Somalia, pero le han seguido
otros como Afganistán, Haití, Irak y, más recientemente, Libia o inclu-
so Siria. Ante esta creciente realidad nos preguntamos si estamos o no
ante nuevo un modelo de Estado. Para ello, nos adentraremos en el
análisis, tanto de la expresión y el concepto de Estado fallido, intentan-
do solventar igualmente cuáles son los factores y las causas que llevan
a un Estado al ‘fallo’, con el objeto de poder responder el interrogante
planteado.
Palabras - clave: Estado - Estado fallido - Estado weberiano - Desco-
lonización, Somalia.
Abstract: e term “failed state” has become common language, both
politicians and jurists and journalists, since it was coined in 1992. Since
then, many states have been labeled as failures. e rst was Somalia,
but has been followed by others such as Afghanistan, Haiti, Iraq and
most recently, Libya or even Syria. Faced with this growing reality we
wonder whether we are new to a state model. To do this, we will enter
the analysis of both the expression and the concept of failed state, at-
tempting to solve also the factors and causes that lead to a state to “fail”,
in order to answer the question posed.
Keywords: State - Failed State - Weberian State – Decolonization – So-
malia.
* Trabajo presentado para su publicación el día 1 de febrero y aceptado para su publicación el 15
de marzo de 2013.
** Profesora Titular de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Facultad
de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid (España).
92
Revista de la Facultad, Vol. IV N° 1 Nueva Serie II (2013) 91-110
SUMARIO: I. Introducción.– II. Acerca de la expresión “Estado falli-
do”.– III. ¿Y qué es un Estado fallido? – IV. Cómo identicar un Estado
fallido.- V. Causas del ‘fallo’ del Estado. VI. ¿Estamos ante un nuevo
modelo de Estado?
I. Introducción
Está a punto de cumplirse el segundo aniversario del inicio de la revuelta popular
libia que, tras la intervención de la OTAN en marzo de 2011, acabó con el derroca-
miento y posterior muerte del Jefe del Estado Muamar Gada. Advertían los presiden-
tes de EEUU y Francia, Barack Obama y Nicolás Sarkozy, y el primer ministro británico
David Cameron, en un artículo conjunto publicado en abril de ese mismo año (1),
que Libia sería un Estado fallido si Gada no se iba. Un año después, la realidad es
bien distinta a la que entonces se nos prometía, y es ahora –y no antes– cuando quizá
resulte más pertinente el calicativo de “fallido” para referirse a la situación que asola
el país; pues la desaparición del anterior mandatario que había gobernado Libia con
mano de hierro, ha dejado un vacío de poder que ninguna otra fuerza ha sido hasta la
fecha capaz de rellenar, produciendo una situación de seguridad cada vez más frágil.
Hoy es Libia, quizá también Irak e incluso Siria o Mali, pero primero fue Somalia
en la década de los noventa del pasado siglo quien, tras la caída del dictador Siad
Barré y la posterior e interminable lucha intestina por el poder que lo siguió –y que
lamentablemente se prolonga hasta nuestros días–, recibió la etiqueta de “Estado fa-
llido”. Le siguieron, entre otros, Haití, Afganistán…; y la lista se ha ido engrosando. Lo
cierto es que asistimos, desde hace ya algunos años a una irrefrenable tendencia a
acudir al apelativo de ‘fallido’ cada vez que un Estado parece estar sumido en el caos y
en la anarquía, o que un determinado sistema de gobierno se ve afectado por intensos
actos de violencia o de guerra civil.
En esta misma línea, el Consejo Nacional de Inteligencia (NIC, por sus siglas en
inglés) con sede en Washington, en su informe Tendencias Globales, publicado en di-
ciembre de 2012,) “predice” que 15 países de África, Asia y Medio Oriente se conver-
tirán en “Estados fallidos” hacia el año 2030, debido a su “conictividad potencial y
los problemas medioambientales”. La lista de países que guran en el informe NIC
2012 incluye a Afganistán, Pakistán, Bangladesh, Chad, Níger, Nigeria, Mali, Kenia,
Burundi, Etiopía, Ruanda, Somalia, República Democrática del Congo, Malawi, Haití,
o Yemen (2).
Resulta así, que el término “Estado fallido” se ha instalado en el lenguaje habitual,
tanto de políticos, como de juristas, siendo igualmente de referencia cotidiana en los
medios de comunicación. Fue la Secretaria de Estado de EEUU, Madeleine Albright,
la primera en llevar el término en un discurso de 18 de septiembre de 1997, en el que
(1) Publicado en las ediciones del 15 de abril de 2011 de ‘e Times’, ‘Le Figaro’, ‘International Herald
Tribune’, y ‘Al Hayat’ (http://www.elmundo.es/elmundo/2011/04/15/internacional/1302823863.html).
(2) http://www.dni.gov/les/documents/GlobalTrends_2030.pdf

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA