La situación de Milagro Sala, cada vez más comprometida

 
EXTRACTO GRATUITO

Milagro Sala continúa detenida, a disposición de la justicia jujeña, y su situación empeora a medida que va transcurriendo el tiempo. El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, acaba de señalar contundentemente: "Milagro Sala es una gran delincuente, que ha robado de todo y ha cometido todo tipo de delitos. Tendría que haber estado presa hace rato". Esta gravísima declaración, formulada en un programa televisivo, y recientes documentos periodísticos que dan cuenta de una irregular administración de fondos destinados a la construcción de viviendas sociales por la dirigente detenida han generado un fuerte impacto en la opinión pública.

Creyéndose por encima de la ley, Milagro Sala había establecido en la provincia de Jujuy una suerte de Estado paralelo, con ella en la cúspide indiscutida del poder, que se beneficiaba con aportes del Estado nacional. En sus distintas actividades contó con la abierta connivencia del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, con quien mantenía una alianza política, razón presumible de la notoria impunidad de la que hasta no hace mucho gozó la dirigente jujeña y diputada del Parlasur.

Según lo expresado por el gobernador de Jujuy, hay elementos devastadores que la vinculan en por lo menos tres homicidios, los de Luis Condori, Lucas Arias y Ariel Velázquez. Además, las acusaciones suman la apropiación de una cuantiosa suma de dinero que debió haberse destinado a unas dos mil viviendas sociales que, aparentemente, no se llegaron a construir nunca -como fue reflejado el domingo último en una investigación del programa televisivo La cornisa y que habrían engrosado el capital de la opaca organización Tupac Amaru, liderada por ella.

La dirigente jujeña, abrazando la bandera de los pueblos originarios y montada siempre sobre el populismo, parece haber estructurado una máquina de enriquecimiento personal y de consolidación de poder. Hasta las viviendas en construcción con financiamiento del Estado eran utilizadas en forma extorsiva. Los beneficiarios de la organización antes mencionada accedían a sus casas, pero nunca tenían la posibilidad de escriturarlas a su nombre. Mantenerlas dependía de su comportamiento y cooperación con Milagro Sala y la Tupac Amaru. De esa manera, ella lograba el concurso constante de militantes forzados en la materialización de muchos de sus caprichos y su asistencia a las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA