En silencio, el Gobierno analiza un plan integral contra la inflación

Es algo que sólo confía a sus íntimos. Pero la presidenta Cristina Kirchner no oculta a su pequeño equipo de asesores económicos su preocupación por la inflación. Además de la orden de mantener las paritarias por debajo del 20% anual, en los últimos días, según confió a LA NACION un miembro del equipo económico, la Presidenta instó a sus colaboradores de confianza a reunirse con economistas que no participan del Gobierno, pero que tienen un pensamiento "afín al modelo" para buscar http://www.lanacion.com.ar/1555105-el-indec-se-ajusto-a-la-inflacion-ahora-se-come-con-$ -777-diarios al problema.Los acuerdos de precios que http://www.lanacion.com.ar/1554936-congelamiento-de-precios-moreno-citara-a-25-empresas-por-faltantes-en-los-supermecados el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, no son por sí solos la clave para frenar la escalada inflacionaria. La Presidenta lo sabe. Sin ir más lejos, el 25 de enero, dos semanas antes de que Moreno pusiera en marcha su plan, Cristina Kirchner aseguró públicamente que los acuerdos "no sirven". Sin embargo, también valora la presencia de Moreno en el gabinete. "Acá, unos tenemos perfil más bajo y otros más alto, son estilos diferentes", explicó la fuente a este diario. "Pero la Presidenta sabe que hay que hacer algo para contener la inflación."Entre los economistas que Cristina Kirchner consideró que debían ser contactados por sus colaboradores -y así no exponer la figura presidencial- está Eduardo Curia. Consultado al respecto por LA NACION, no obstante, el economista dijo que ignoraba que la Presidenta hubiera dado tal orden. "Llamados no hubo. Sí tengo relaciones con gente del Gobierno que son de frecuencia natural", afirmó.Para el Gobierno, hay tres problemas en este momento, que deben atacarse todos al mismo tiempo para tener resultados: el mercado cambiario, http://www.lanacion.com.ar/inflacion-t46867 y el aumento del gasto (en particular, los subsidios).El dólar oficial ha perdido competitividad frente al aumento de precios de los últimos tres años. Y la decisión sería comenzar a acelerar la devaluación, algo que ya empezó a percibirse en el mercado cambiario, donde la divisa para el turismo cerró por primera vez a comienzos de este mes por encima de los 5 pesos."Acá primero hay que devolverle la competitividad a la industria, y no hace falta para eso un dólar a 8 pesos", dijo la fuente. "Con un tipo de cambio de 6,5 a fin de año está bien", confió. Moreno confesó en enero en una entrevista con el diario...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba