Por una serie de robos, cambia el patrullaje en la terminal de Retiro

 
EXTRACTO GRATUITO

Las inmediaciones de las estaciones de trenes y colectivos siempre han sido lugares difíciles en materia de inseguridad. Pasajeros apurados, y descuidados, turistas desorientados y valijas que pueden significar un valioso botín hacen que estas zonas se transformen en campo fértil para los arrebatadores. La novedad ahora es que este tipo de inseguridad recrudeció dentro de la terminal de ómnibus de Retiro, lo que obligó a la Gendarmería a modificar su esquema de vigilancia en el lugar.

Sobre todo a la noche, la estación de ómnibus queda casi abandonada. Baja la frecuencia de los servicios y los pocos pasajeros que andan por allí de madrugada quedaban desprotegidos. Una serie de asaltos a boleterías denunciados por las empresas de transporte, robos a pasajeros y empleados del lugar, y disturbios generados por cerca de 300 personas que vivían en la estación -es la cifra que maneja la empresa concesionaria del lugar, TEBA- habían encendido las alarmas en la terminal.

Para intentar revertir la situación y mejorar el control, la Gendarmería y TEBA comenzaron a cerrar por las noches seis de las ocho entradas habilitadas. Además, sólo pueden ingresar personas con su pasaje en mano.

En una recorrida que hizo LA NACION hace dos semanas se constató que, efectivamente, a la noche en el lugar casi no había personal de seguridad, no había controles en las puertas de ingreso y decenas de personas dormían en los pasillos de la estación y las salas de espera.

"La situación se fue de las manos. Era muchísima gente la que entraba a dormir en la estación, y empezó a aumentar la cantidad de robos a comercios. Por eso, hace unos días se dio la orden de dejar entrar sólo a pasajeros. El primer día que empezamos a sacar a las personas se amotinaron, hicieron un piquete y quemaron colchones dentro de la estación", dijo un gendarme que por las noches cuida la terminal.

Con todo, los comerciantes del lugar siguen con miedo y temen que esto sea un parche momentáneo. "No hay que preguntar qué boletería asaltaron, sino cuál fue la última boletería en haber sido asaltada", dije Daniel, empleado de una empresa de viajes a Paraguay que fue asaltada la semana pasada. "Entraron de madrugada, rompieron la puerta, se llevaron 3000 pesos y un monitor", dijo el empleado.

Por la terminal de ómnibus de Retiro, que tiene unos 117.000 metros cuadrados, transitan unas 70.000 personas por día. Es la más importante del país; se estima que de los 54 millones de pasajeros...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA