Una radiografía de las Sentencias de Desamparo Familiar y Adoptabilidad. Aspectos dirimentes

Autor:Jorge Luis Carranza
Páginas:32-98
 
EXTRACTO GRATUITO
32 JORGE LUIS CARRANZA
sejo del juez y de los abogados; en tarea más dialogal que de
autoridad o de imperio”20. José GONZÁLEZ DEL SOLAR enseña
que la actividad que debe realizar el Estado debe ser
“proactiva” y no meramente “reactiva”; con una disposición
especialmente creativa respecto de las opciones que se ma-
nejan con relación al menor de edad y su grupo familiar, como
así también respecto de toda la batería de medidas comple-
mentarias de apoyo a disponer para facilitar la colocación
familiar.21
V. UNA RADIOGRAFÍA DE LAS SENTENCIAS DE DESAMPARO
FAMILIAR Y ADOPTABILIDAD. ASPECTOS DIRIMENTES
Pero sigamos yendo hacia el interior de esas declaracio-
nes judiciales de desamparo familiar y detengámonos en
detalles puntuales que arrojan datos de relevancia, y darán
cuenta del porqué, la razón de ser de esas decisiones. Los
ítems que hemos elegido los vemos como suficientemente
salientes y descriptivos.
1. Espectro de edades de los niños declarados en
desamparo al tiempo de la Sentencia
Comenzamos pues a extraer referencias de las resolucio-
nes. El primer ítem que vamos a analizar es el referido al
espectro de edades de los niños que fueron declarados en
estado de desamparo familiar y preadoptabilidad. Éste no
es un dato irrelevante. Sabemos de la trascendencia que en
la vida de un ser humano tienen los primeros años de vida.
Ellos son el cimiento del edificio sobre el cual se construirá
una persona. Persona en toda la anchura y profundidad que
20 MORELLO, Augusto Mario - MORELLO DE RAMÍREZ, María S., El moderno derecho de familia,
Platense, Buenos Aires, 2002, p. 57.
21 GONZÁLEZ DEL SOLAR, José H., Protección judicial del niño y adolescente de la
provincia de Córdoba - Ley Nº 9053 anotada, Mediterránea, Córdoba, 2003, p. 153.
DESAMPARO FAMILIAR Y ADOPTABILIDAD 33
dicho término encierra. Es que: “La infancia es mucho más
que la época que transcurre entre el nacimiento y la edad
adulta, se refiere al estado y a la condición de la vida de un
niño: a la calidad de esos años” (“La infancia amenazada”,
UNICEF, Argentina, 2005). Que se haya resuelto el desam-
paro en 17 causas no implica que el total de niños se haya
correspondido con esa cifra. En algunas de ellas había gru-
pos de hermanos cuyo espectro de edades era muy amplio.
Así tenemos que desde la edad de los 0 a 2 años: el total de
niños fue nueve. Desde los 2 años a los 5 años de edad: el
total de niños fue trece. Desde los 5 a 10 años de edad: el
total de niños fue 17. Como puede verse nueve niños fueron
declarados en desamparo familiar contando a la fecha de la
resolución entre 0 y 2 años de edad. Es que en esa franja
etaria es menester resolver prontamente su destino para em-
plazarlo en un grupo familiar que lo acoja en su seno. Así cla-
ramente se ha expuesto que: “El bebé es en la medida en que
se fusione con aquello que lo rodea, con los seres que se comu-
nican con él y con los objetos que existen alrededor y que al
tomarlos, se convierten en parte de su propio ser. Esto signi-
fica que los bebés y niños pequeños son “seres fusionales”, es
decir que para “ser” necesitan entrar en fusión emocional con
los otros”22. La conexión emocional; el ser querido y deseado y
el contacto físico diario son imprescindibles para su consti-
tución personal. De allí la gravedad, entidad y trascendencia
que tiene la situación de desapego, de desamor la que debe
ser prontamente removida.23 Los expertos en victimología han
22 GARCÍA CABELLO, María Mercedes, “Las primeras experiencias del lactante: la diada
madre-hijo”, en Psicología evolutiva de la niñez, Facultad de Psicología, UNC, 2006.
23 El factor tiempo, aparece a poco de andar en esta problemática como la “espada de
Damocles” que pende sobre la resolución. El quid de la cuestión es lograr una
pronta solución en cuanto a proveer al reestablecimiento del ejercicio por el niño de
sus derechos esenciales, sin que ello implique el avasallamiento del debido ejercicio
de derecho de defensa de sus progenitores. Debe contarse necesariamente al mo-
mento de decidir con un material probatorio que dé suficiente sustento a la resolu-
ción por la entidad de los derechos familiares que están en juego. Por otra parte, ese
material probatorio lleva tiempo de colectarse, tiempo que dilata un emplazamiento
familiar definitivo de un niño en un grupo familiar apto.
34 JORGE LUIS CARRANZA
ubicado en los primeros años de vida el lugar de mayor vulne-
rabilidad de los niños. Ello impele a que las situaciones de
abuso o malos tratos no puedan demorar en removerse: “Sa-
bemos que a menor edad del niño mayor su vulnerablidad ya
que está imposibilitado de comunicar a otra persona y reci-
bir de ésta ayuda; Ruth KEMPE y Henry KEMPE señalan es más
frecuente durante los primeros tres años de vida del niño,
que sean los jalones normales del desarrollo, deficientemente
comprendidos y aceptados por los padres lo que den lugar a
la mayoría de las crisis desencadenantes de palizas […]”24.
Un modo de relacionarse desde el lugar de víctima de un
niño será determinante en el futuro: “El supuesto a la base
de la investigación es que las experiencias tempranas deter-
minan el modo en que construimos de manera activa nues-
tros patrones de interacción y de vinculación futuros, patro-
nes que se reflejan a cada momento en las relaciones
significativas que establecemos […].”25
2. Tiempo que llevaban los niños institucionalizados o
en familia sustituta al tiempo de la Sentencia
De un relevamiento efectuado con relación al universo de
causas que han concluido con una declaración judicial de
desamparo familiar encontramos que en 11 de ellas, los ni-
ños llevaban en una familia sustituta o institucionalizados
entre 1 año y 2 años y medio. El resto de los niños llevaban
menos tiempo: nueve meses, diez meses, dos meses. Aquí la
variable temporal tiene una gravitación determinante. A poco
24 PUENTE, Sandra - GUZMÁN ARANSAY, Marcela, “Opiniones de padres y abuelos acerca
del maltrato infantil”, Revista de Victimología Nº 19, Centro de Asistencia a la
Víctima del Delito, p. 248.
25 NAVARRO MEDEL, Carolina - SALINAS CHAUD, María Isabel, “Patrones de vinculación
en madres de víctimas de abusos incestuosos: los peligros del vínculo”, Revista de
Victimología Nº 19, Centro de Asistencia a la Víctima del Delito, p. 118.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA