Sentencia Nº 40138 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución:27 de Junio de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

v

ALLO Nº 351 - JUEZ DE CONTROL DE LA SEGUNDA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL- Dr. Diego Julio AMBROGETTI.

General Pico, 27 de junio de 2018.-

VISTOS:

Este legajo N° 40138 caratulado “MINISTERIO PUBLICO FISCAL C/ G.L.A.S/ INVESTIGACION PRELIMINAR (DEN.: P.J.E.)”, y

CONSIDERANDO:

1. Que en mi carácter de Juez de Control, de la Segunda Circunscripción Judicial de la Provincia de La Pampa, he de sentenciar en este acuerdo de Juicio Abreviado (arts. 38 inc. 9°, 377, siguientes y concordantes del C.P.P.) que se sigue por los delitos de CIBER ACOSO SEXUAL (GROOMING) (art. 131 del C.P.), contra el imputado L.A.G., D.N.I. Nº 29.XXXXXX, argentino, empleado, soltero, de estudios secundarios incompletos, nacido el 31 de mayo de 1982 en la ciudad de XXX (Mendoza), hijo de F.G. y de B.L.R., domiciliado en calle XXX de la localidad de XXX (La Pampa), asistido por el Defensor Particular Martin HERRERO GALVAGNO. Representa al Ministerio Público Fiscal de la Provincia de La Pampa, la Fiscal Ivana Soledad HERNANDEZ.

Antecedentes del caso. El hecho que dio origen al Legajo Nº 40138 consistió en, sin poder precisar fecha y lugar concreto, en la localidad de XXX donde ambos residen, haber contactado a la menor O.S.P., de doce años de edad, mediante chat privado de la red social Facebook -específicamente a la cuenta del padre de O. que ella utilizaba a veces, el Sr. J.E.P. conocido de G. del pueblo-, y haberle enviado mensajes con un claro contenido sexual explicito, en los cuales invitaba a la menor a mantener relaciones sexuales; específicamente en un chat le escribió a la niña "vos te subirías arriba mío para cojer", y luego continua el dialogo diciendo "si vos me chupas la pija yo la concha a vos si y vos", etc.

La fiscal en turno procede por I.F.P., arribándose luego a un acuerdo de juicio abreviado el cual ha sido suscripto por el imputado, su defensor particular y la fiscal interviniente.

3.Audiencia de admisibilidad formal y de visu. Se desarrolla el día 5 de junio del corriente ante el suscripto, conforme las previsiones de los arts. 378 y 379 del C.P.P. El acusado reconoció la firma en el acuerdo, expresó haber sido debidamente asesorado sobre los alcances del mismo y confesó su participación en el hecho.

4.Fundamentos (art.349 C.P.P.)

a) Consideraciones preliminares sobre la admisibilidad sustancial:

Haré propio en esta oportunidad, por considerar que resulta plenamente aplicable al caso en análisis, lo expresado por el ex Juez de Audiencia de Juicio de esta Circunscripción Judicial, Dr. Fabricio I. Luis LOSI -actual Ministro del Superior Tribunal de Justicia de esta provincia-, quien, al dictar sentencia en el Legajo N° 9629 caratulado “MINISTERIO PUBLICO FISCAL c/ Soria Ortíz, Horacio Silvio s/ Amenazas Simples, amenazas con armas, daño simple, abuso de armas, resistencia a la autoridad y abuso sexual simple en concurso real” y su agregado por cuerda Legajo N° 9906, manifestó “...Creo necesario hacer algunas aclaraciones previas fijando posición sobre un tema aún controvertido, como es el juicio abreviado. Ya lo he manifestado en otras oportunidades que en el sistema adversarial prima en última instancia la voluntad de las partes, pues las limitaciones que tiene el juzgador le impiden ir más allá a lo que ellas plantean. El juicio abreviado existe desde hace varios años. En el nuevo sistema ha tomado una mayor entidad, pues cada vez son mayores las limitaciones al poder de los jueces, situado como tercero imparcial para definir la disputa planteada por las partes. Sus pretensiones fácticas, jurídicas y punitivas son un marco infranqueable para quien debe resolver el caso. Más allá que advierta silencios, omisiones o falencias sobre proposiciones fácticas, tipos penales o montos en las condenas, el juez no puede traspasar esos límites a la hora de emitir una decisión jurisdiccional. Es en tal inteligencia y en el espíritu del nuevo paradigma adversarial que, en general, he sido receptivo a los acuerdos de juicio abreviado. El juicio abreviado es el instituto donde más se afirma el carácter adversarial del nuevo modelo y es el Ministerio Público Fiscal quien evalúa la procedencia y asume los costos de su resultado, conforme a su política criminal.

Siendo repetitivo en cada oportunidad que se plantea el procedimiento, resulta ilustrativa la introducción habitual a este tipo de resoluciones, donde se tienen en cuenta los estándares fijados por los tribunales que marcan jurisprudencia en la provincia y el valor de la confesional.

El juicio abreviado conlleva la particularidad que no existe contradicción entre la acusación pública, encarnada en la Fiscalía y la Defensa Técnica, más la anuencia del acusado que reconoce tanto la existencia del hecho como la autoría del mismo. El reconocimiento del imputado, en la transacción con el titular de la acción penal, importa una verdadera confesión, realzando el valor de tal medio probatorio. Si bien la posibilidad del imputado de declarar, en forma amplia y en varios momentos del proceso, se sustenta, fundamentalmente, en su derecho de defensa, el contenido de sus dichos -una vez que se decide a manifestar su voluntad ante el tribunal- pueden ser utilizado como prueba de cargo. José Ignacio Cafferata Nores, en su obra “La prueba en materia penal” (Depalma; 3ra.edición; 1998; o.161/162), da como características que debe contener una confesión válida, para ser tenido como prueba en el proceso penal, que quien confiesa esté en condiciones intelectuales para producir una manifestación de conocimiento, que sea libre, prestada ante el órgano judicial y con el propósito de confesar.

Deben tenerse en cuenta, además, los dos estándares que fijó el Tribunal de Impugnación Penal de La Pampa en el Plenario para el tratamiento de Juicio Abreviado, donde estableció: 1) que el acuerdo de juicio debe ser serio, esto es que debe existir una correspondencia entre la realidad de los hechos y lo firmado por las partes y el acusado; 2) que deben ser atendidos los derechos de la víctima (Resolución en Pleno del 26/10/2011. Registros del T.I.P.: Legajos 661/4 “Dr.Facundo Bon-dergham, defensor de Luis Enrique Dias Castañeira” y Legajo 661/0 s/Recurso de Impugnación, y nº661/6 “Dr.Hugo Luis Vercellino, defensor de Juan Carlos Escala s/Recurso de Impugnación”)…”

En el presente legajo nos encontramos ante la comisión de un delito contra la integridad sexual que genera en el sentenciante la obligación de profundizar en la situación de la víctima. A tal efecto, con fecha 12 de junio del corriente año se realizó con el progenitor de la menor damnificada –denunciante y querellante particular-, J.E.P. una audiencia de visu, con la finalidad de que el suscripto pudiera entrevistarse personalmente con el nombrado a los fines de tomar conocimiento directo de que efectivamente había sido asesorado acerca de las implicancias del acuerdo de juicio abreviado alcanzado por la fiscal, el imputado y su defensor particular, manifestando que efectivamente había sido informado sobre los alcances del acuerdo, como así también expresó su conformidad respecto del mismo y de la pena y reglas de conducta impuestas respecto de G., no siendo en definitiva de su interés que la causa se ventile en un debate oral y público en el futuro, resultando las expresiones vertidas por el nombrado totalmente sinceras, habiéndose realizado la audiencia con fundamento en el Fallo Plenario del Tribunal de Impugnación Penal de fecha 26 de octubre de 2011, donde se establecieron cuáles eran los requisitos que los acuerdos de juicio abreviado debían reunir para ser admitido.

Que, conforme surge del sistema según actuación titulada “MANIFIESTA” (5 de junio de 2018), la Asesora de Menores, Dra. Elisa CATAN, al ser puesta en conocimiento del acuerdo suscripto por las partes, manifestó que teniendo en consideración que las partes sustanciales del proceso, han arribado a un Acuerdo de Juicio Abreviado, como medio alternativo de resolución del conflicto, siendo de vital importancia que en el mismo se priorice como pauta de decisión jurisdiccional el principio liminar del Interés Superior del Niño por sobre cualquier otra consideración o interés, este Ministerio, adhiere al mismo, y deja librado al prudente criterio del juez, la legalidad, razonabilidad, oportunidad y conveniencia de dicho dispositivo jurídico, fijando en su caso las reglas de conducta pertinentes y adecuadas que amparen la situación integral de la víctima, con el debido control del Juez de Ejecución.

En conclusión, el caso traído a resolución cumple con todos los estándares de razonabilidad, toda vez que el hecho se compadece con el acuerdo y la víctima se encuentra a resguardo, como así también del contacto personal con el encartado surge que acepta sinceramente lo concordado con el Ministerio Público Fiscal.

Por último, la doctrina al respecto ha dicho: “…afirma CAFFERATA NORES que cuando la prueba reunida en la investigación penal preparatoria sea lo suficientemente idónea a los fines de alcanzar la verdad, sin que sea necesario reproducirla en un debate y con acuerdo expreso de los sujetos esenciales del proceso, hay juicio penal abreviado. En opinión del citado autor el principio de legalidad subsiste porque no se implanta criterio de oportunidad alguno; deben respetarse las penas establecidas en el Código Penal, no cabe aceptar una calificación diferente de la prescripta ni admitir como probado un hecho diferente al ocurrido o como real uno no acreditado o que el acusado participó cuando no lo hizo. Con criterio puede entonces decirse que no se prescinde del principio de verdad ni se admite una verdad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA