La relación Estado corrientes religiosas: igualdad

Autor:Roberto Carlos Mazzulla
Páginas:17-21
RESUMEN

En el presente artículo se presentarán algunas reflexiones sobre la relación Estadocorrientes religiosas, por un lado, y sobre la responsabilidad de las distintas corrientes religiosas en la protección de la libertad religiosa, por el otro. En cuanto al primer aspecto, se analiza desde el punto de vista histórico cómo la libertad religiosa ha sido respetada en nuestro país y, sin embargo, surgen... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
Derecho, Estado y Religión
Número especial - 2017
Artículo
2. La relación Estado-corrientes religiosas:
igualdad
Roberto Carlos Maz zulla
Resumen
En el presente artículo se presentarán algunas reexiones sobre la relación Estado-
corrientes religiosas, por un lado, y sobre la responsabilidad de las distintas corrientes
religiosas en la protección de la libertad religiosa, por el otro. En cuanto al primer
aspecto, se analiza desde el punto de vista histórico cómo la libertad religiosa ha sido
respetada en nuestro país y, sin embargo, surgen intentos de condicionarla o cerce-
narla. Se recapacita sobre la facultad del Estado de legislar sobre asuntos relacionados
con organizaciones religiosas, y cómo esto afecta el derecho a la igualdad. En cuanto
al segundo aspecto, se razona sobre la necesidad de que las distintas confesiones radi-
cadas en nuestro país se reúnan para aunar esfuerzos que permitan hacer duradera la
libertad religiosa y hacer posible la igualdad.
Palabras claves
Relación Estado — Iglesia — Libertad religiosa — Igualdad ante la ley
Introducción
Los principios de “libertad” e “igualdad” son pilares del sistema de-
mocrático. La libertad es sinónimo de autonomía, sin coacción para
expresar ideas, decisiones y actos, y comprende la “libertad de” y la “li-
bertad para” reejada en el comportamiento social de los individuos.
Por otro lado, requiere como contraprestación la responsabilidad y las
obligaciones que surgen del ejercicio de tal derecho. La igualdad im-
plica que todas las personas (físicas o jurídicas) son iguales ante la ley.
No hay “libertad” sin “igualdad”, no hay “libertad religiosa” sin
“igualdad religiosa”. Es el Estado quien debe garantizar la ausencia de
actos o conductas discriminatorios determinados por motivos tales
como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gre-
mial, sexo, posición económica, condición social, caracteres físicos
oedad.
Derecho, Estado y Religión · 2017 · Número especial · 17–21

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA