Una pulseada con presiones para bajarlos precios

 
EXTRACTO GRATUITO

La provisión de computadoras para el plan Conectar Igualdad es el centro de una puja entre un puñado de empresas locales, sus competidores internacionales y el Ministerio de Educación, que intenta forzarlos a bajar sus precios hasta los 240 dólares por unidad (en el caso de los locales) y los 215 dólares (los extranjeros). Pero eso dependerá de volúmenes. Es decir, la cantidad de computadoras que el Estado compre a cada proveedor.

En la Cámara Argentina de Máquinas de Oficina, Comerciales y Afines (Camoca) consideraron ante la consulta de LA NACION que la negociación que encara el área de Educación es, cuanto menos, "desprolija". Sostienen además que de ese tira y afloja dependen los empleos de "un piso de 10.000 personas, más un número que no podemos estimar de aquellas que trabajan para unas 4000 pymes distribuidas por todo el país", indicó el gerente y apoderado de la entidad, Carlos Scimone.

"El Ministerio de Educación quiere llevarnos a comparar los precios actuales de las netbooks con las de años anteriores, pero es como comparar peras con manzanas", argumentó el ejecutivo. "Con el paso del tiempo, la Anses fue exigiendo cada vez mejores productos hasta llegar a uno que tenía todos los chiches y que incluía dos años de garantía, reposición inmediata y servicio técnico, mientras que ahora apuntan a un producto más básico", argumentó.

En la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte), que reúne las firmas de Tierra del Fuego, coincidieron en que el Gobierno ahora pide "un porcentaje distinto de componentes nacionales en cada netbook", entre otros requisitos, como "servicio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA