El primer mes de macri: una economía sin cepo y a la expectativa

 
EXTRACTO GRATUITO

El día de la apertura del cepo, el dueño de una importante empresa llamó llorando a un relevante miembro de la conducción del Banco Central. "No lo puedo creer: apreté el botón y pude girar la plata. En los últimos cuatro años le dediqué un 30% de mi energía a pedir autorizaciones para hacer esto; ahora puedo pensar sólo en cómo hacer crecer los negocios", le relató.

La apertura no traumática del cepo fue la decisión económica de este primer mes de gobierno de Mauricio Macri más festejada por los economistas y los empresarios. Pero también en el Gobierno, porque no todos los economistas relevantes de Pro estaban convencidos de que sería una salida fácil. En el Banco Central, el equipo de Federico Sturzenegger adoptó un lema: "Desear lo mejor, prepararse para lo peor".

Sturzenegger pensaba que la situación de bajo endeudamiento y de leve déficit en la cuenta corriente habilitaba a una transición pacífica, pero que, a la vez, al estar tan anunciado debía hacerse rápidamente. Pero el primer resultado, con un dólar que no se pasó de largo como muchos analistas esperaban (algunos hasta hablan de "atraso cambiario"), llevó al equipo económico a interpretar que el audaz paso había salido bien.

De todos modos admiten que el regreso del mercado unificado se arma, de a poco, ganando la confianza de los operadores y con la firme decisión de no intervenir aun si en un mismo día hay fuertes cambios en la cotización. Obviamente llegará el momento de hacerlo, pero mientras tanto, la idea es mostrar que el dólar baja y sube.

Justamente, si de señales se trata, lo que los analistas esperan con ansiedad es saber las metas cuantitativas del programa monetario y el plan fiscal. En el BCRA aguardan a que el Ministerio de Hacienda que conduce Alfonso Prat-Gay difunda la nueva política fiscal para hacer lo propio. Pero aclaran que ya hubo, por las decisiones adoptadas, una importante reducción en el crecimiento de la base monetaria (de 40 a 30% desde que arrancó la gestión que reemplazó a Alejandro Vanoli). Por esa razón juran entusiasmados que la inflación tras la devaluación bajó y que estaría cerca de 2% mensual y, en particular, en 0,4% la última semana, lo cual va en contra de los pronósticos privados que afirman que este año se ubicaría entre el 35 y el 40 por ciento.

En este sentido, la mayoría de los analistas y los empresarios consultados por LA NACION indicó que la apertura del cepo representó un gran avance para comenzar a normalizar la economía, y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA