Política exterior: apuestan en la Casa Rosada a fortalecer una suerte de 'tercera vía'

 
EXTRACTO GRATUITO

El presidente Alberto Fernández revisó, palabra por palabra, con el que la Cancillería rechazó el "hostigamiento" que el gobierno de Nicolás Maduro motorizó contra el líder opositor y presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, y miembros de la prensa de ese país.No fue casualidad, claro, que Fernández evitara suscribir el comunicado del Grupo de Lima, que calificó de "régimen dictatorial" al gobierno chavista. La idea central, comentaban ayer muy cerca del Presidente, fue y es "fortalecer la tercera vía" en materia de política exterior, alineado con el México de Andrés Manuel López Obrador y "en sintonía" con Estados Unidos, pero sin "pedir permiso" a la principal potencia mundial."Lo que dijimos ayer [el domingo] es lo que vinimos diciendo en la campaña electoral, en la que suscribimos el informe Bachelet (sobre víctimas del chavismo) y tomando en cuenta que el Maduro de 2013 no es el mismo que el de hoy, y la Asamblea Nacional, tampoco. Mirarnos con la vara anterior a 2015 es por lo menos injusto", explicaban cerca del canciller Felipe Solá, quien junto a su vice, Pablo Tettamanti, y su jefe de gabinete, Guillermo Justo Chaves, dio forma a la postura argentina, que consideró "inadmisible" haber prohibido a Guaidó ingresar al Parlamento e imponer en su lugar a Luis Parra en la Asamblea Nacional.Solá viajó a México para la cumbre de la Celac, organismo que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA