Los peligros para la prensa en el régimen ruso de Putin

 
EXTRACTO GRATUITO

PARÍS.- Entre los candidatos que integraban la lista para el Nobel de la Paz, figuraba el periódico ruso Novaïa Gazeta, raro medio de oposición en la Rusia de , y su jefe de redacción, Dmitri Mouratov, que tuvo el coraje de publicar el ya célebre editorial "Holanda, perdónanos", después de la destrucción del vuelo MH17 en el cielo de Ucrania.Símbolo de la lucha por la libertad de expresión en un régimen autoritario, Novaïa Gazeta pagó un enorme tributo a la libertad de expresión con el asesinato de varios de sus periodistas, entre ellos Anna Politkovskaïa.No es el único peligro que enfrenta la prensa con el régimen de Putin, quien anteayer mantuvo una teleconferencia desde Moscú con la presidenta argentina, Cristina Kirchner, para anunciar la inclusión de la cadena rusa Rusia Today en la TV digital, en medio de fuertes críticas a los medios independientes.Al mismo tiempo que los miembros del Comité del Nobel se reunían en Oslo, otro Dmitri, mucho menos glorioso, era incluido por la Unión Europea (UE) en la lista de ciudadanos rusos sancionados en el marco de la crisis con Ucrania. Se trata de Dmitri Kiseyov, célebre periodista, incondicional del Kremlin.Pero el Comité del Nobel de la Paz y la UE no son los únicos en considerar que el régimen ruso ha confiscado la libertad de expresión reemplazándola por propaganda desde que Putin llegó al poder hace 14 años: la persecución de todo medio de comunicación medianamente independiente llevó al Comité de Protección de los Periodistas (CPJ) a denunciar la situación en una carta que le envió en el mes de marzo.Pero nadie se hace demasiadas ilusiones. "Las campañas de propaganda de Putin deben ser interpretadas como una forma de crear conciencia nacional. La identidad rusa es su prioridad absoluta", afirma Yulia Berezovskaja, cuyo sitio de información, Granu.ru, fue bloqueado por el Kremlin.En estos dos años, las campañas de propaganda se multiplicaron. Medios y periodistas oficiales repiten eslóganes sobre las iniquidades de Occidente, lanzan verdades a medias y desinforman con fines políticos. "En esas campañas, el futuro de Rusia no está amenazado por la política interna, tampoco por el fracaso del sistema económico, sino más bien por los homosexuales [considerados todos pedófilos], los inmigrantes, las fuerzas hostiles de Occidente, los fascistas y los blasfemos", precisa la especialista Aude Merlin.Desde entonces, la aplanadora...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA