Oca e Independiente, obsesiones de Hugo Moyano en su cuarentena

 
EXTRACTO GRATUITO

La reconciliación de Hugo Moyano con el kirchnerismo depende de la supervivencia de Oca y de una salida de la causa judicial que vincula a su hijo Pablo a una supuesta asociación ilícita con barras del club Independiente de Avellaneda. Es lo que le habría pedido a Alberto Fernández el 30 de agosto de 2019 en la cena servida por el camionero en su casa de Barracas. La foto de aquella reunión tiene otro valor ahora. Flanqueado por Hugo y Pablo, los tres sostienen la camiseta de Independiente con el auspicio de Escudo Seguros, controlada por los hermanos Gonzalo y Mauricio Campici a través de Ficsa SA. La única que presentó una oferta por OCA.Pero la suma de 5 millones de dólares no satisfizo al comité de acreedores que representa a la AFIP, el sindicato de Camioneros y la Sindicatura General de la Nación en el proceso de quiebra. Si no fuese por el delegado de la agencia recaudadora, Claudio Weichsung, el comité reuniría rasgos similares a un afinity group. De los Campici. O de Moyano, víctima de su aparente manía: montar empresas y cederlas a supuestos testaferros. Weichsung criticó la falta de un plan de negocios y el pago en seis cuotas de un monto que es la sexta parte de la tasación de Alicia Kurlat y Carlos Tabasco, los enajenadores designados por la Sindicatura.Para ellos, Oca vale 37 millones de dólares. Aunque 11 millones reflejaría el reajuste de esa cotización al valor del mercado en la pandemia. La cifra original incluía pagos de indemnizaciones por despido. Es lo que vuelve relevante a esa rectificación de sí mismos que efectuaron los enajenadores. Camioneros resignaría su deuda si se preservan los casi 7000 puestos de trabajo. A la AFIP le tocaría el 80% de los 600 millones de pesos ofrecidos. Muy por debajo de los 6500 millones que le debe OCA. El comité coincide en llamar a una licitación pública. Aunque reservándole a Ficsa la posibilidad de mejorar cualquier otra propuesta. La facultad de decisión la concentra el juez Pablo Tejada. Gonzalo Campici se esmera en persuadir a todos.El 21 de mayo le dijo a LA NACION que hizo una "importante" mejora en la oferta económica. Se comprometió a pagar la operación a los 20 días de confirmada. Y esbozó algo parecido al plan de negocios que no presentó con la propuesta inicial. Antes saldó una deuda de 270.000 pesos que tenía pendiente con Kurlat. Una de las enajenadoras de Oca. La contadora fue parte de la intervención judicial reclamada para Sefinar por Jorge y Sebastián Pereyra. Los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA