Mujeres y remuneraciones.

Autor:Silvia Stang
Informe del BID

En el país, las mujeres ganan 14,2% menos que los hombres

Persiste la discriminación, pero hay otros factores, como que trabajan menos horas

En la Argentina, las mujeres que trabajan ganan un 14,2% menos que los varones, teniendo la misma edad y el mismo nivel de educación. La brecha es algo menor que la detectada como promedio de varios países de América latina: ese índice es del 17,2 por ciento. Los datos surgen de un informe elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y, si bien no es novedoso que existan diferencias de ingresos por género, el enfoque que el estudio ofrece busca alejarse de las teorías que tienden a centrar la explicación en la discriminación por parte de los empleadores.

El informe señala -sin descartar la existencia de ese factor- que en gran medida la brecha puede tener sus raíces en características de las personas y del mercado laboral.

Las conclusiones de los analistas del BID para la región indican que entre las principales causas de la persistencia de la brecha de ingresos por género están: la participación más alta de las mujeres en empleos de tiempo parcial y en el cuentapropismo, y la mayor recurrencia a períodos de abandono del mercado laboral, por causas como la maternidad.

Según Hugo Ñopo, economista de la división de Educación y autor del estudio, las mujeres necesitan más flexibilidad en los empleos, dado el mayor protagonismo que tienen en sus hogares. Ñopo afirmó que en la investigación se tuvieron en cuenta los ingresos por hora. Por eso, aclaró que la mayor opción de las mujeres por trabajos a tiempo parcial contribuye a una baja del ingreso promedio, debido a que en esos trabajos se gana proporcionalmente menos.

Hay otro factor que ayuda a comprender el porqué de los menores ingresos: Guillermo Bermúdez, economista de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), uno de los autores de un estudio que se hizo dos años atrás sobre la temática en nuestro país, mencionó que las tasas de trabajo no registrado entre las mujeres son históricamente superiores a las de los hombres. Y es bien sabido que en la informalidad se pagan sumas menores que en la economía en blanco. En otro segmento del mercado laboral, según recordó Bermúdez, también aparecen señales: según una encuesta realizada entre 2004 y 2005, sólo el 11% de 14.880 puestos ejecutivos de un conjunto de empresas era ocupado por...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba