Límites éticos del discurso de la laicidad

Autor:Dilson Cavalcanti Batista Neto
Páginas:71-113
RESUMEN

El creciente pluralismo religioso y sus exigencias requieren que el Estado adopte una postura sobre diversos temas polémicos y controvertidos. Otra exigencia contemporánea es que la ley ofrezca respuestas justas que superen la mera legalidad. En este contexto, el presente artículo pretende acercar los principios éticos que deben involucrar el discurso jurídico sobre la laicidad, dentro y fuera de ... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
Der echo , Est ado y Re ligió n
Vol. 1 - 20 1 5
Artí culo
4. Límites éticos del discurso de la laicidad
Por: Dil son C ava lca nti Ba tista N e to 1
Tr adu cid o por: C ynt hia O ley nic k
Resumen
El crec iente plur alismo religio so y sus e xigencias requieren que el E stado adop te una
post ura so bre dive rsos tem as polé micos y contro vertido s. O tra exig encia co ntem po
ránea es qu e la ley ofrezca resp uestas just as que sup eren la mera lega lidad. E n este con
texto , el presente a rtículo pretend e acercar los princip ios éti cos que d eben inv olucrar
el discu rso jur ídico s obre la la icidad, dentro y fuera de l os pro cedim ientos judiciales .
Propo ne tres princ ipios, dos que de ben o bservarse en lo s proc esos ju diciale s (ver ifi
cación de las c reencias fundam entale s y el deber de t raduc ción) y uno referi do a la
posic ión del Est ado en l a esfera pú blica (preven ción c ontra el ar gumentu m ad homi-
nem). Po r último, apunt a a un mod elo secu lar inclusi vo com o la form a ideal pa ra que
el Esta do se p osicio ne firm emente d e cara a l os tiem pos d el plural ismo religioso, por
un lado , y del aum ento en lo s proce dimien tos legal es justos, por el ot ro.
Ab stract
The gro wing relig ious plur alism a nd its d emand s require the state ’s stance on various
conte ntious and co ntrovers ial issues. A nothe r cont empor ary requi rement is that t he
law has to bri ng fair responses that o vercome the simp le legality. In this context, the
presen t article a ims to bring eth ical princ iples tha t shou ld involve t he legal di scourse
on sec ularism, w ithin an d out o f court proceed ings. It propos es three principles, two
to be observ ed in laws uits (verificatio n o f th e fun damen tal b eliefs and trans lation
duty) and in a positio n o f the State in the publi c sphere (caution against ad hominem
argumentum). Finally, it point s to an inclusive secular m odel a s the idea l form of the
state to stand stron g in the fa ce o f religi ous pl uralism times, on the one h and, and
increa sed by fair le gal proce edings, on the oth er.
1 Artículo original: Dilson Cavalcanti Batis ta Neto, “ Limites étic os do discurs o da Laicida-
de”, en Ensaios em Estado, Cultura e Religiao, Josias Jacinth o Bittencourt y Lélio Maximino
Lellis (organ izadores), vol. 1, 61-91 (Engenheiro Coelho: UNA SPR ESS , 2013).
Con sider acione s i niciale s
Cues tiones como la p resencia de crucifijos en los trib unales, la e xención
tributa ria de las iglesias, la educ ación religio sa en las escuelas públic as, la pro
tecció n a los días feriad os y templos, son temas recurrentes en un co ntexto en
el cual hubo casi una duplica ción entre 1991 y 200 0, tan to de la pobl ación
evangélica, cuanto de los que se dicen “sin r eligión”.2 E ste hecho se refleja en
la organizaci ón de los religiosos, y tam bién del g rupo de los “sin religión”,
cono cidos co mo nuevos ateos. L os evangéli cos ganan no torieda d tanto en la
vida p olítica, cuanto en el se nsible aum ento de la tran smisión mediática de
sus creencias. A su vez, los nuevos ate os forma ron un m ovimiento mediante
asociacio nes civiles que tienen p or objetivo representarlo s en u na soc iedad
en la c ual son minoría, y en el ca mpo juríd ico, pa ra difu ndir su concepci ón
de laicidad.
Las disput as, de esta forma, no ocurren sólo en tre religi osos p or el au
mento del número de miem bros, sino entre co smovision es re ligiosas y no
religiosas , qu e ins tan el Esta do a ma nifestarse sobre temas has ta ento nces
conso lidados en la sociedad , p orque están ligad os a un a mat riz hi stórica
mente cristiana como el matr imonio, el ab orto, etc. Co mo si esto no fuera
suficiente, hay además controv ersias q ue surgen en el ámbito de la libertad
religiosa, como la prohibic ión de las t ransfusion es de sangre p or los Tes tigos
de Jehová, la ob servancia del d ía religioso, el sacrific io de animales, q ue se de
ciden de acuerdo co n la visión que el funcionari o público tiene del con cepto
de laicidad.
Aliad o a ta l con texto, el ethos que sirve de pila r de l con trol social, se
encuent ra pulveriza do al punto que ca da grup o - y h asta inclu so cada indi
vid uo- sus tenta su propia moral, orientac ión polít ica, sexual y relig iosa. El
plural ismo y la secularizació n de Occiden te conllevaro n el derecho de asumir
el papel antes ocupado por el ethos com o base de la soci edad pre-mod erna. A
pesar de no existir ya una sola religión, un a sola moral, existe sol o un Derecho
para todos . Por lo t anto, es en el campo del Derecho que las a grupaciones
sociales discute n cuestion es éticas y morales, pues el Derecho es el ambiente
ético común de la sociedad occidenta l contempor ánea.
2 Tendencias demográficas: Uma análise da população com base nos resultados dos censos demo
gráficos de 1940 e 2000 (Rio de Janeiro: IBG E, 2 007), 554. H asta 1991, los datos fueron
extraídos del: “Anuário Estatístico do B rasil” (Rio de Janei ro: IB GE, 1994).
Frente a este desafío, una tendenc ia de est udio en el c ampo del Derecho
o en el campo de la zetética sería, naturalm ente, el de la discusió n sobre la po 
sibilid ad de res puestas cor rectas so bre los h ard cases (casos difíciles) presen
tados. En con traposició n, el presente t rabajo p ersigue un a tarea más urg ente
y previa a c ualquier de cisión: los límites é ticos que i mplican (o debería n im
plicar) el d ebate sobre la laic idad. Es decir, inclu so antes de posic ionarse, el
funcio nario r esponsable por la decisión j udicial, o la con strucción del texto
legal, debe pos eer una carga mínima histórica- cultural y antrop ológica que
involucre la la icidad.
Entonc es, debe queda r claro que el prese nte estu dio no tiene como ob
jetivo principa l la solu ción de ninguno de los dos ca sos antes menciona dos,
sino ofrecer u na crítica del t ratamiento sobre tales cuestiones en las que se
utiliza un fo rmalismo jur ídico, un discu rso autorrefere ncial que tiende a
ocult ar las condic iones de su produc ción o sirv e como e strategia par a imp o
ner irrazo nablemente u na cosmov isión sobre las demás.
Se tra ta, por lo tan to, de una reflexió n ética d el discurso jurídico de la i
cidad por dos raz ones. E n primer lugar, el c ontenido de la norma constit u
cional de laicidad n o se obtiene solamente a través del derecho formal, de las
declaracio nes de los derecho s hum anos, sino a part ir de las razones histó 
ricas de la co nstrucció n de l aicidad y de la antropol ogía q ue apun ta al lad o
místico -religioso del ser huma no que debe ser resp etado y preservad o ante
las di sputas id eológica s que se tratan en la esfera públi ca. En segundo lugar,
el presente tra bajo exam ina el fortaleci miento de la ét ica en el campo del dis
curso jurí dico y públic o sobre laic idad, es decir, inten ta identificar cuáles son
alguno s límite s ético s que no están n ecesariamente explíci tos en la norm a,
pero sin los cuales se pu ede llegar a legitimar un to talitarismo .
Mas all á de las re spuestas correcta s a los hard cases que
involucran la la icidad del Estado: la ética en el discurso
com o p resupues to de una res puesta más justa
Al pone rse el término “discurso” en el título , es evidente la elección de un
méto do en el plano de la re tórica juríd ica, espec íficamente en relación a los
enfrent amientos jurídic os y públi cos que involucran cuestio nes po lémicas
acerca de la re lación entre el Es tado y las iglesi as. Sin em bargo, no se trata de
trazar un camino a rgumentativo p ara resolver los ci tados har d cases, sino que

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA