De los lectores: cartas & mails

 
EXTRACTO GRATUITO

FórmulaCon Pichetto candidato a vicepresidente de Macri, ¿asistimos al comienzo del fin del peronismo o a otras de sus reinvenciones?Alejandro GómezDNI 16.495.401Ejemplo austríacoA mediados de mayo una noticia tuvo un notable impacto en toda Europa. Un video grabado en Ibiza en 2017 muestra al vicecanciller de Austria involucrado en una negociación comprometedora. El funcionario principal del partido de ultraderecha en coalición con el gobierno renunció inmediatamente a su cargo. Poco después cayeron el canciller Sebastian Kurz y todo el gabinete y se dispuso el llamado a elecciones anticipadas.Este hecho contrasta totalmente con lo que sucede en la Argentina, donde funcionarios, políticos, etc., acusados, procesados o condenados por numerosos ilícitos y malas praxis se siguen postulando a nuevos cargos. Lo sorprendente es que aparentemente una buena parte de la población los siga apoyando. Cabe la sospecha que son cómplices o tienen intereses especiales.Werner TrnkaDNI 93.339.421DolorosoCoincido plenamente con lo expresado por el señor Guillermo García Arias en la carta publicada el último sábado titulada "Fatiga moral". Y añado un sentimiento de vergüenza y profunda preocupación por el futuro de nuestro país. El espectáculo que nos ofrecen los políticos en estos últimos meses es inmensamente doloroso. Además de demostrarnos una total falta de ética política al saltar de un extremo al otro, especulando con la "pesca" de algún voto y el acceso a algún cargo, no expresan en ningún momento cómo solucionarán nuestros graves problemas económicos, estructurales y, sobre todo morales que adormecen nuestro presente y ponen en serio riesgo el futuro.Juan Lorenzo Weissmailto:juanweiss69@fibertel.com.ar¿Capitalista?En la columna de Eduardo Fidanza "Una elección que refleja los dilemas del capitalismo" se desliza a mi juicio una confusión: se argumenta que en la Argentina capitalista son evidentes las demandas insatisfechas de justicia distributiva y transparencia. Sea una derivada o no del régimen democrático, la configuración económica vigente en nuestro país no presenta características propias del sistema capitalista. Se trata en realidad de un país cuyo Estado mantiene a 22 millones para una población total de 45 millones, donde el impuesto a las ganancias de quienes trabajan en blanco está en un nivel del 60%, donde la falta de actualización por inflación fagocita irremisiblemente los patrimonios, donde los altísimos aranceles a la importación...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA