Escoge la escuela

Autor:Frei Betto
Cargo:Escritor
RESUMEN

No dejes que tu cocinera, señora del sabor y del arte del saber -lo que tiene que ver con la mesa-, se mantenga como perenne analfabeta (...)

 
EXTRACTO GRATUITO

No dejes que tu cocinera, señora del sabor y del arte del saber -lo que tiene que ver con la mesa-, se mantenga como perenne analfabeta. Escoge la escuela.

¿Te acuerdas de ese joven que se aposta junto a la señal roja que te corta el tránsito de la vida? ¿Y de aquel acróbata simpático que hace bailar sobre su cabeza media docena de bolas o de jarras? No les des limosna, ábreles los horizontes, aplácales su hambre de humanidad. Escoge la escuela.

Si empleas a un joven por cuyo trabajo tú obtienes bienestar, no dejes que esté tan ocupado hasta el punto de impedirle leer, mejorar su cultura y su preparación intelectual. Escoge la escuela.

No te entregues a la ociosidad inútil de tu jubilación, con tu tiempo absorto por programas televisivos de mero esparcimiento, dejando que transcurran los días para apresarte en la vejez, como si las hojas caídas en el otoño ya no retornaran con el vigor de la primavera. Escoge la escuela.

Si enfrentas la tremenda duda de cómo vas a presentarte ante los más jóvenes, sin la certeza de que los vas a agradar, invierte en su futuro, no les des cosas materiales sino matrículas. Escoge la escuela.

Evita que tu mente se entorpezca por falta de uso o por el uso rutinario de tus ocupaciones habituales. Amplía tu visión, aprende un idioma o a tocar un instrumento musical, matricúlate en un curso de trabajos manuales o de cerámica. Escoge la escuela.

Por todos lados hay cursos que van más allá de los currículos convencionales, desde la culinaria al bordado, ikebana y yoga, natación y tai-chi; cursos por Internet y por televisión, por correspondencia o con manuales de autotidactismo. Escoge la escuela.

Si encuentras un adolescente en el medio rural, precozmente dedicado a un trabajo diario, sin otra cultura que la derivada de sus quehaceres y de la convivencia con los guardianes de la memoria local, ayúdalo a aprender que el mundo es más ancho que su aldea. Escoge la escuela.

Todos tenemos algo que aprender y que enseñar. No guardes para ti tus conocimientos, tus habilidades, tantas informaciones que fomentan tu autoestima. Socialízalos, divúlgalos, comparte tu saber con el prójimo. Escoge la escuela.

Si tienes tiempo libre y puedes trabajar como voluntario, ayudando a niños en sus tareas escolares, entrenando a jóvenes en sus habilidades profesionales, entreteniendo a enfermos con tus historias y lecturas; no dejes enterrados tus talentos. Escoge la escuela.

Si frecuentas o tienes contacto con una escuela, trata de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA