Encontraron pistas clandestinas, cuatro avionetas narco y 362 kilos de cocaína

 
EXTRACTO GRATUITO

El inicio de las rutas aéreas del tráfico de cocaína desde Bolivia fue detectado en 2008, hasta entonces ese mecanismo solo era utilizado por narcos paraguayos que utilizaban aeronaves para movilizar los cargamentos de marihuana que luego llegarían a los centros urbanos por la ruta 14. Ese clase de transporte de droga tiene en Salta una particularidad: vuelos cortos que permiten la operación de descarga rápida y el despegue inmediato sin esperar el reaprovisionamiento de combustible. Una operación con esas características fue interceptada por unidades especiales de la Gendarmería y se decomisó en la localidad de Rosario de la Frontera un embarque de 362 kilos de cocaína. Ese cargamento hubiese tenido un valor de $150.000.000 en el mercado ilegal.La organización criminal abastecería a los centros urbanos de consumo de drogas y no se trataría de sustancias acopiadas para un posterior contrabando a Europa. A esa conclusión llegaron los investigadores luego de encontrarse no solo la cocaína, sino también 45 kilos de marihuana, droga que establece una directa conexión de la banda con el mercado local de consumo.Ese procedimiento llegó tras una investigación de la dirección de inteligencia criminal, que inició la pesquisa con datos aportados por los radares desplegados en la frontera norte. Con esa información se pudo establecer la ruta de uno de los denominados TAI (Tránsito Aéreo Irregular) y comenzó el rastreo de las comunicaciones de los sospechosos. Las escuchas telefónicas agregaron la información esperada: el momento en que la organización transnacional enviaría una avioneta hacia una de las tres pistas clandestinas descubiertas por los gendarmes. Se preparó entonces un golpe de mano aerotransportado.Luego de la autorización del juez federal Miguel Medina, dos helicópteros con gendarmes se ubicaron en las cercanías de la pista clandestina en la que aterrizaría la avioneta, que había despegado desde un campo ubicado en Bolivia, no muy lejos de la frontera. La aeronave se mantuvo en tierra pocos minutos, suficientes para la descarga de los 362 kilos de cocaína, movimiento que era observado por unidades tácticas de inteligencia de Gendarmería. Al confirmarse la llegada del embarque de drogas se autorizó la redada aerotransportada. Cinco integrantes de la banda fueron sorprendidos mientras intentaban esconder los bultos con cocaína en un pozo.Casi de inmediato se concretaron otros 11...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA