El cónsul, un funcionario insuficientemente valorado

Autor:José Antonio de Yturriaga Barberán
Cargo:Doctor en Derecho por la Universidad de Granada. Jurista, Embajador de España, ingresado en la Carrera Diplomática en 1965. Ha estado destinado en las representaciones diplomáticas españolas en Monrovia, Düsseldorf y Lisboa. Ha sido subdirector general de Cooperación Terrestre, Marítima y Aérea, jefe de la Asesoría Jurídica Internacional y...
Páginas:45-67
RESUMEN

El artículo compara al cónsul con el diplomático, al que la opinión pública suele considerar superior a aquél. Tras exponer la evolución histórica de la institución consular y el concepto de cónsul, describe los rasgos fundamentales comunes a ambos -disciplina y lealtad, servicio permanente, riesgos, desarraigo y tensión- y analiza los rasgos peculiares del funcionario consular: territorialidad,... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
R   F, V. VIII N° 1 N S II (2017) 45-67 45
EL CÓNSUL, UN FUNCIONARIO INSUFICIENTEMENTE
VALORADO*
THE CONSUL, AN INSUFFICIENTLY VALUED OFFICIAL
José Antonio de Yturriaga Barberán**
Resumen: El artículo compara al cónsul con el diplomático, al que la
opinión pública suele considerar superior a aquél. Tras exponer la evo-
lución histórica de la institución consular y el concepto de cónsul, des-
cribe los rasgos fundamentales comunes a ambos -disciplina y lealtad,
servicio permanente, riesgos, desarraigo y tensión- y analiza los rasgos
peculiares del funcionario consular: territorialidad, representatividad,
autonomía, multiplicidad de funciones, formación jurídica, cercanía a
la realidad, responsabilidad y capacidad de reacción rápida. Compara
el régimen jurídico de inmunidades de unos y otros, que favorece a los
segundos, y llega a la conclusión -de acuerdo con Talleyrand- de que es
más difícil ser un buen cónsul que un buen diplomático.
Palabras-clave: cónsul - Viena/1963 - Funciones consulares - Diplo-
mático - Viena/1961.
Abstract: e article compares the Consul with the Diplomat, whom
public opinion usually considers superior to the former. After exposing
the historical evolution of the consular institution and the concept
of Consul, it describes the fundamental features common to both of
them -discipline and loyalty, permanent service, risks, uprooting and
tension- and analyzes the peculiar features of consular ocers: terri-
toriality, representability, autonomy, multiplicity of functions, legal
qualication, proximity to reality, responsibility and capability for quick
reaction. It compares the legal regime of immunities of the two of them
-which is more favourable for the latter- and reaches the conclusion, in
agreement with Talleyrand, that it is more dicult to be a good Consul
than a good Diplomat.
*Trabajo recibido el 2 de marzo de 2017 y aprobado para su publicación el 21 del mismo mes y año.
**Doctor en Derecho por la Universidad de Granada. Jurista, Embajador de España, ingresado en
la Carrera Diplomática en 1965. Ha estado destinado en las representaciones diplomáticas españolas
en
Monrovia
,
Düsseldorf
y
Lisboa
. Ha sido subdirector general de Cooperación Terrestre, Marítima y
Aérea, jefe de la Asesoría Jurídica Internacional y secretario general técnico del Ministerio de Asuntos
Exteriores de España. Desde
1983
ha sido, sucesivamente, embajador de España en
Irak
,
Irlanda
, O-
cina de Organización de las Naciones Unidas y los Organismos Internacionales, con sede en
Viena
, y
en
Rusia
. Fue
embajador de España
en Misión Especial para el
Derecho del Mar
.
46
R   F, V. VIII N° 1 N S II (2017) 45-67
Keywords: Consul – Vienna/1963 - Consular functions – Diplomat –
Vienna/1961.
Sumario: Introducción.- I. Unión de las carreras diplomática y con-
sular.- II. Evolución histórica: 1. Inicio. 2. Auge. 3. Declive. 4. Resur-
gimiento. 5. Situación actual.- III. Concepto de cónsul.- IV. Rasgos
principales del cónsul en cuanto diplomático: 1. Disciplina y lealtad.
2. Servicio permanente. 3. Riesgos. 4. Desarraigo. 5. Tensión.- V. Ras-
gos especícos del cónsul: 1. Territorialidad. 2. Representatividad.
3. Autonomía. 4. Multiplicidad de funciones. 5. Formación jurídica.
6. Cercanía a la realidad. 7. Responsabilidad. 8. Capacidad de reacción
rápida.- VI. Superioridad del estatuto jurídico del diplomático sobre el
del cónsul: 1. Inviolabilidad. 2. Inmunidad de jurisdicción y de ejecución.
3. Testimonio.- VII. Conclusiones.
Introducción
La gura del cónsul aparece un tanto opacada por la brillantez de la del diplomático
y resulta menos atractiva. En la opinión pública se percibe una infravaloración latente
de la labor consular, considerada menos importante que la diplomática, lo cual es
erróneo. Efectivamente, para cumplir adecuadamente sus funciones, el cónsul necesita
una sólida formación, pues -a diferencia del diplomático- no puede improvisar. O sabe
cómo otorgar un testamento cerrado o si puede inscribir a una determinada persona
en el Registro Civil y concederle la nacionalidad, o no lo sabe y, si se equivoca, puede
perjudicar gravemente a las personas afectadas.
I. Unión de las carreras diplomática y consular
Los cónsules son también diplomáticos y forman una carrera común, aunque las
funciones de unos y otros sean diferentes. No era así hasta fechas recientes -primer
tercio del siglo XX-, cuando se fusionaron las dos carreras que hasta entonces habían
estado separadas. La Convención de Caracas de 1911 sobre Cooperación Consular aún
mantuvo la prohibición de que un mismo funcionario ejerciera funciones diplomáti-
cas y consulares a la vez (1). Hubo que esperar a la Convención de La Habana de 1928
sobre Agentes Consulares para que se autorizase a las misiones diplomáticas a ejercer
funciones consulares (2). Ese mismo año, España -siguiendo la iniciativa de Francia
y de Italia- unicó las dos carreras y autorizó a sus miembros a desempeñar ambas
funciones. Esta unicación era el corolario lógico de la paulatina transformación del
cónsul en órgano de las relaciones exteriores del Estado.
La Convención de Viena de 1961 sobre Relaciones Diplomáticas reconoció de forma
algo ambigua la posibilidad de que el Diplomático pudiera ejercer funciones consu-
lares, al armar que “ninguna disposición de la presente Convención se interpretará de
(1) Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú. Lima, 1936, p. 172.
(2) SDN-Treaty Series, vol. 155, n 3582, Ginebra, 1934-1935.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA