El Congreso aprobó en 2014 una cifra récord de leyes enviadas por el Gobierno

Nunca como en el año que acaba de terminar el Gobierno incidió tanto en . Las estadísticas son elocuentes: en 2014 el Congreso sancionó 83 leyes provenientes del Poder Ejecutivo, más del doble que el año pasado. Es más, esta cifra supera largamente el que el Congreso le aprobó al Gobierno desde 2007, cuando Cristina Kirchner arribó al poder.

En rigor, el año pasado fue uno de los más prolíficos de los últimos tiempos en materia legislativa. Se aprobaron 187 normas en total, de las cuales 104 tuvieron origen en el Poder Legislativo y las restantes 83 en el Ejecutivo. Una cosecha mucho mejor que la del año pasado, en el que se sancionaron sólo 86 normas. Sin embargo, esta abundancia de leyes no se tradujo en un mayor debate, que es el quid de la tarea parlamentaria. Muy por el contrario, el Congreso -sobre todo la Cámara de Diputados- se consagró este año como una "escribanía exprés" del Gobierno, capaz de despachar leyes oficiales de una semana para la otra, casi sin introducir modificaciones.

"La democracia significa ser inclusivo en el debate, y esto no ocurrió con el oficialismo en el Congreso este año -enfatizó María Baron, de la Fundación Directorio Legislativo-. Prácticamente no hubo agenda consensuada con la oposición, al punto de que en la Cámara de Diputados hubo récord de sesiones especiales, es decir, en las que el oficialismo impuso el temario. Lo hizo sin necesidad porque tiene la mayoría."

Así, por obra y gracia de la mayoría oficialista, se sancionaron los nuevos códigos Civil y Comercial y el Procesal Penal de la Nación; también, las leyes de comunicación audiovisual; de inversión para la explotación de hidrocarburos; una nueva norma para regular el abastecimiento, y, por si fuera poco, otro canje de deuda soberana.

Todas esas normas marcaron la agenda política y económica del país, pero, sin embargo, se aprobaron a toda velocidad, con escaso debate en las comisiones y, por ende, con muy pocas modificaciones en sus articulados. Las únicas excepciones fueron la ley de comunicación audiovisual y el Código Procesal Penal, en los que, por una virtual rebeldía en el bloque oficialista de senadores, el Gobierno admitió algunos cambios. "Todas las iniciativas, sin diferenciar la relevancia de uno u otro proyecto, fueron sancionadas en tiempo récord, y en la gran mayoría de los casos, sin que se respetaran los plazos establecidos en el reglamento -fustigó el jefe del bloque radical, Mario Negri-. No existió espacio para un debate...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba