CNAT, Boletín Mensual de Jurisprudencia Nº 287

RESUMEN

D.T. 1 1 19 Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Responsabilidad concurrente de las partes. Animales. Cosa Riesgosa.(...)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Derecho del trabajo

D.T. 1 1 19 Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Responsabilidad concurrente de las partes. Animales. Cosa Riesgosa.

En el caso el accidente se produjo cuando el actor, montado a un caballo, se dirigió “a galope tendido” hacia un grupo de terneros con la intención de dirigirlos e introducirlos en un lugar determinado y su marcha se vio bruscamente interrumpida por uno de tales terneros que se cruzó en su camino y produjo la caída del equino junto con el actor. Si bien la velocidad que el actor llevaba en su galope importó un obrar culposo que le es atribuible y que constituyó un elemento relevante del infortunio, ello no determina la exención total de responsabilidad de la empleadora, dueña de los animales involucrados en el accidente, tanto del caballo montado por el actor como de los terneros por éste arriados, a los que cabe considerar cosas riesgosas en los términos del art. 1113 del Código Civil. Resulta adecuado imputar por partes iguales al actor y a su empleadora las consecuencias del infortunio, solución que se impone en casos de duda sobre la importancia relativa de las circunstancias que concurren en la producción del accidente.

Sala IV, S.D. 93.844 del 23/12/2008 Expte. N° 25.556/05 “Caro Víctor Agustín c/Hijos de Amelia F. de Pierre soc. de hecho y otro s/accidente-acción civil”. (Gui.-Zas).

D.T. 1 1 10 bis. Accidentes del trabajo. Ley 24.557. Accidentes sufrido por un jugador de fútbol que lo incapacita para seguir desarrollando el deporte profesionalmente.

En el caso, el actor, jugador profesional de fútbol se dirigió a disputar una pelota con un rival, impactando éste fuertemente en los miembros inferiores del actor, provocándole la ruptura completa del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Resulta improcedente la pretensión del actor de que se considere una minusvalía de 100% en virtud de haber quedado absolutamente incapacitado para retomar sus tareas habituales de jugador profesional de fútbol, pues tal planteo, eventualmente propicio en el marco de un reclamo fundado en la ley civil, resulta inatendible en el ámbito de la ley especial aplicable, en el que las incapacidades son estimadas según los baremos establecidos en la Tabla de Evaluación de Incapacidades Laborales aprobada por decreto 659/96.

Sala IV, S.D. 93.849 del 29/12/2008 Expte. N° 28.176/06 “Orcellet Hernán Alejandro c/Club Almirante Brown y otro s/accidente-acción civil”. (Gui.-Zas).

D.T. 18 Certificado de trabajo. Art. 80 L.C.T..

El art. 80 L.C.T. establece dos obligaciones, una referida a constancias documentadas de aportes a la seguridad social y sindicales y otra al certificado de trabajo; los dos primeros tienden a permitir que el trabajador controle los datos que surgen del informe periódico de la Administradora de Fondos de Ingresos Públicos o de la Administradora de Fondos de Jubilaciones y Pensiones y las constancias de sus recibos de sueldo, en tanto que el certificado de trabajo, que debe indicar el tiempo de prestación de servicios, la naturaleza de éstos, las constancias de los sueldos percibidos, la constancia de los aportes y contribuciones efectuados con destino a los organismos de la seguridad social y la calificación obtenida, no necesita respaldo documental porque se trata sólo de una información.

Sala III, S.D. 90.451 del 11/12/2008 Expte. N° 23.650/2007 “Noriega Carlos c/COTO CIC SA s/despido”. (G.-P.-Maza).

D.T. 27. 9. Contrato de trabajo. Deberes de las partes. No concurrencia.

Si el actor, gerente de la demandada, había creado y dirigía una sociedad propia con idéntico objeto que la demandada, debe inferirse que incorporó al mercado un competidor de su empleador, potencialmente apto para captar sus negocios y clientes. En eso consiste la concurrencia prohibida (art. 88 de la L.C.T.) que no requiere perjuicio real. Para más, en el caso, no se ha acreditado la existencia de autorización del empleador, que legitimaría las conductas, en principio prohibidas, del trabajador.

Sala VIII SD 35771 30/12/08 Expte n° 11650/06 “Sartorio, Rolando c/ Schutter Argentina SA s/ despido” (Morando. Catardo.)

D.T. 27 7 Contrato de trabajo. Deportista y profesional. Arbitros de fútbol. Art. 6 del CCT 126/75 según el agregado efectuado en 1997.

El art. 6 del CCT 126/75, según el agregado de 1997, sólo prevé la posibilidad de que la Asociación del Fútbol Argentino contrate árbitros sin relación de dependencia. Los elementos que permiten definir si una prestación de trabajo humano es efectuada bajo dependencia o subordinación o en forma libre, independiente o autónoma no puede definirse de manera genérica y con prescindencia de los elementos fácticos concretos de cada supuesto, tarea asignada por la Constitución Nacional y las leyes al Poder Judicial y no a la autonomía colectiva. No cabe la menor duda de que el art. 6 del C.C.T. 126/75, según el agregado efectuado en 1997, nunca pudo haber calificado de autónomo a cualquier contrato de arbitraje por la sola circunstancia de que el árbitro y la AFA así lo pacten pues ello no sólo contradiría todos los fundamentos y objetivos del derecho del trabajo sino que, además, vulneraría el sentido y finalidad de la negociación colectiva. En conclusión la AFA puede contratar árbitros que presten sus servicios arbitrales en forma autónoma siempre y cuando, efectivamente, tales prestaciones escapen a la presunción del art. 23 L.C.T. y sean efectuadas en forma libre, autónoma e independiente, circunstancia que en caso de discusión deberá ser decidida por los jueces.

Sala II, S.D. 96.063 del 29/09/2008 Expte. N° 5.477/06 “Castagnino, Pablo Ariel c/Asociación del Fútbol argentino s/despido”. (M.-P.).

D.T. 27 19 Contrato de trabajo. Extinción por mutuo acuerdo. Art. 241 L.C.T.. Trabajador que habiendo firmado un acuerdo extintivo reclama la entrega del certificado del art. 80 L.C.T..

Es de recordar que el empleador tiene la obligación de ingresar los fondos de seguridad social y los sindicales a su cargo, como también entregar al empleado las certificaciones de los mismos una vez que la relación laboral haya concluído por la razón que sea. Este tipo de obligación no es derecho ni litigioso, ni dudoso, de manera que no es pasible de conciliación alguna. Es simplemente un derecho que se corresponde con un deber que debe ser cumplido. (En el caso, el actor llegó a un acuerdo extintivo en el cual se expresaba que “nada más tiene que reclamar por ningún motivo o concepto emergente de la relación laboral que lo uniera con la empresa”, habiendo sido homologado ante el SECLO. Reclama la entrega del certificado del art. 80 L.C.T.).

Sala VII, S.D. 41.498 del 29/12/2008 Expte. N° 17.539/06 “Lombarda, Jorge Héctor y otro c/Acquanova S.A. s/indem.art. 80 LCT L. 25.345”. (F.-RB.).

D.T. 27. 21. Contrato de trabajo. LNE. Antigüedad. Reconocimiento por acta ante el Ministerio de Trabajo.

Al continuar la relación con la nueva empleadora, ésta y representantes del sindicato que agrupa a sus trabajadores suscribieron un acta acuerdo de reconocimiento de antigüedad, que fue ratificado por la ahora accionante, ante el Ministerio de Trabajo. De manera que para el cómputo de la antigüedad deberá tomarse como fecha de ingreso la que surge de dicho instrumento. No interesa a tales efectos la fecha que figura en los recibos extendidos por la anterior empleadora, toda vez que la actual es ajena a la relación habida entre la actora y su antecesora.

Sala IX SD 15234 29/12/08 EXpte n° 1340/03 “Cantera Méndez, Jacqueline c/ Giordano Leonardo y otros s/ despido” (Balestrini. Fera.)

D.T. 27 e) Contrato de trabajo. Presunción art. 23 L.C.T.. La presentación de facturas no permite concluir la existencia de locación de servicios.

El hecho de que la actora presentara sus facturas por honorarios no altera la naturaleza jurídica de la relación que medió entre las partes ni permite concluir que se trató de una locación de servicios, puesto que no interesa la calificación que las partes involucradas den a la relación, ni la forma en que llamen a la retribución por el servicio prestado, sino que lo relevante es la esencia de la vinculación que, en tanto traduzca una subordinación jurídica, es decir, una sujeción actual o potencial a directivas jerárquicas, importa una relación laboral de carácter dependiente. Así la emisión de facturas por los servicios prestados debe ser apreciada de un modo estricto, en especial cuando tal práctica es común en el mercado como modo de intentar dar apariencia de relaciones comerciales a prestaciones que son de naturaleza laboral.

Sala IV, S.D. 93.839 del 22/12/2008 Expte. N° 19.494/2007 “Pleitel Andrea Laura c/Náutico Escobar Country club Asoc. Civil s/despido”. (Gui. Zas).

D.T. 27 e) Contrato de trabajo. Presunción art. 23 L.C.T.. La presentación de facturas no permite concluir la existencia de locación de servicios.

Cuando de los elementos de juicio se infiere la existencia de una relación de trabajo, el hecho de que el trabajador emitiera facturas o percibiera “honorarios” no obsta a tal conclusión, pues debe regir el principio de “primacía de la realidad” y válidamente puede concluirse que la entrega de dicha documentación constituye una exigencia formal de la empleadora para eludir la aplicación de las normas laborales que resultan indisponibles para las partes (art. 12 LCT).

Sala IV, S.D. 93.839 del 22/12/2008 Expte. N° 19.494/2007 “Pleitel Andrea Laura c/Náutico Escobar Country club Asoc. Civil s/despido”. (Gui. Zas).

D.T. 27. e) Contrato de trabajo. Presunción del art. 23 L.C.T.. Productor de publicidad.

Toda vez que el actor no vendió a la demandada avisos publicitarios de su propia cartera, sino que, por el contrario, contrató avisos por cuenta y orden de aquélla, en calidad de agente o mandataria, a cambio de una comisión, debe considerarse que prestó servicios personales en beneficio de la demandada, circunstancia que hacen operativa la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA