Cifuentes y el recuerdo de Tatín y la TV de antes

 
EXTRACTO GRATUITO

Tato Cifuentes falleció el domingo 30 de julio a los 91 años. Al día siguiente la noticia empezó a hacerse pública, pero de manera muy silenciosa, casi reducida en la Argentina al acotado mundo de quienes perseveran en cultivar la memoria completa de las seis décadas y media de historia televisiva en nuestro país. El recuerdo pasó todavía más inadvertido porque coincidió con el duelo casi simultáneo por la muerte de Sam Shepard y Jeanne Moreau, dos magnéticos artistas de influencia planetaria.

El reconocimiento artístico al chileno Cifuentes no se extendió más allá del Cono Sur. En su país natal fue mucho más llorado y mejor evocado porque en los últimos años aparecía con frecuencia en la TV. Pero aquí hubo que hacer un ejercicio mucho más exigente del recuerdo y viajar hacia las décadas del 50 y 60. En esos tiempos, la popularidad de Cifuentes en la Argentina fue inmensa gracias a Tatín, el muñeco que cobraba vida a través del noble arte de la ventriloquía. Si su equivalente Chirolita, de la mano de Míster Chassman, era el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA