Christian Ferrer: 'Ya me despido de Barón Biza; no es un personaje agradable'

 
EXTRACTO GRATUITO

En el living de la casa de Christian Ferrer conviven objetos que reflejan su vida profesional y personal: hay papeles y recortes de diarios y una nutrida biblioteca con títulos de historia, filosofía y sociología, entre otras disciplinas. También, una variedad de muñecos y juguetes de su hijo de 6 años. Sudamericana acaba de publicar una nueva edición de Barón Biza. El inmoralista, que aporta testimonios y anécdotas que el autor consiguió después del lanzamiento del libro en 2007. Por eso, esta vez, en la portada aparece la leyenda: "Edición definitiva". Pero más allá de los agregados y las correcciones que tuvo la oportunidad de hacer, si algo demuestra esta reedición es que la historia fascinante y trágica de Raúl Barón Biza (y las funestas consecuencias familiares de sus acciones) continuó alrededor de Ferrer aun después de haber concluido el proceso de investigación y escritura. Y no es para menos: como asegura en uno de los capítulos, la vida de Barón Biza eclipsó su obra. "Su acto final, su muerte por mano propia después de arrojarle ácido en la cara a su segunda mujer, Clotilde Sabattini, lo vuelve un ser imperdonable. Lo transformó en un escritor infame. Así que todo lo que está asociado a su nombre quedó tocado por esa leyenda negra."

-¿Por qué siguió vinculado a ese escritor maldito, aun después de tener el libro impreso?

-Porque había cosas que no había podido hacer, como ingresar a la estancia cordobesa que le había pertenecido a Barzón Biza, algo que logré tiempo después. O indagar sobre alguna que otra anécdota en forma más fina. Aparecieron, además, testimonios de gente que quiso hablar recién después de que salió el libro. Pero ya me despido de él. No es un personaje agradable.

-¿Cambió su percepción del personaje después de estudiar su vida y su obra?

-No es una persona querible. Se pueden destacar actuaciones interesantes; por ejemplo, su compromiso político en relación con los gobiernos del general Uriburu y del general Justo. Hay un capítulo olvidado de la historia nacional, que es el de las rebeliones yrigoyenistas y el de la existencia de una corriente militar antioligárquica. Es una historia de otra época, de cuando el Partido Radical todavía era peligroso. Hoy se parece a un animal herbívoro. Pero en su momento era un partido de masas. Yrigoyen era como un líder místico, que no hablaba con periodistas ni daba discursos. Yo quería contar eso porque no hay ningún libro que reúna todas esas historias que costaron más...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA