Las causas más graves aún están por llegar

 
EXTRACTO GRATUITO

Amado Boudou superó -al menos por un tiempo- el primero de sus varios escollos judiciales. Pero muy pronto, en plena campaña electoral, deberá lidiar con otro, mucho más complejo, el juicio oral por la apropiación de la ex Ciccone Calcográfica, y explicar luego su cuestionado enriquecimiento.

¿Cuál es la importancia de lo que pasó ayer? En sí mismo, poco. El caso de los papeles truchos del auto era, hasta cierto punto, menor. Pero para el ex vicepresidente resultaba crucial. ¿Por qué? Porque si el tribunal le imponía su primera condena, el "caso Ciccone" podía haberlo depositado tras las rejas. Ahora, la fiscalía anticipó que apelará su sobreseimiento. Eso tomará tiempo. La Cámara de Casación podría demorar entre uno y dos años en resolverlo. Un oasis de tiempo para la estrategia defensiva de Boudou, concentrada en sortear un escollo a la vez.

Mal no le ha ido hasta ahora. Durante su paso por la función pública, el ex vicepresidente llegó a acumular 69 denuncias. Muchas no superaron los primeros pasos. Algunas se retrotraían a sus tiempos como ignoto funcionario en el Partido de la Costa. Otras, a su paso por la Anses. Y otras más, de cuando fue ministro de Economía. Lidió con hasta veinte investigaciones penales simultáneas.

Para octubre de 2016, sin embargo, sólo diez causas penales continuaban abiertas, con avances muy dispares. "Es un lindo número", ironizó Boudou durante una charla que ofreció en Córdoba, en 2016. ¿Cuál es su situación hoy? Superado el escollo de los papeles truchos de su Honda descapotable rojo, se avecina el "caso Ciccone", la investigación que, según sus íntimos, le costó pelear por la presidencia en 2015.

Ahí se lo acusa de utilizar a la sociedad The Old Fund -cuyos dueños siguen sin aparecer- para quedarse con la ex Ciccone Calcográfica, la única imprenta privada de la Argentina y del Cono Sur capaz de imprimir papel moneda. Es decir, la máquina de hacer...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA