Catherine Millet libró su guerra contra el cliché feminista en la inauguración del Filba

 
EXTRACTO GRATUITO

Una respuesta posible a la pregunta: "¿Existe la mujer?", título de en la inauguración de la décima edición del , podría ser: no. No existe "la" mujer; existen las mujeres. En su discurso, la escritora francesa retomó el célebre postulado de Jacques Lacan ("La mujer no existe") para ir, todavía, más allá: Millet no solo defiende la idea de la singularidad femenina, sino que se atreve a criticar el concepto de "sororidad", tan de moda en estos tiempos. "Es, en mi opinión, muy problemático. Más allá de que yo pueda experimentar tanta solidaridad y compasión por un hombre que sufre como por una mujer, esa palabra está demasiado ligada al vocabulario religioso para que pueda apropiármela", dijo ayer la autora de La vida sexual de Catherine M., en el auditorio colmado del Malba, donde poco después se anunció que ganó el premio "Nobel" local.En la semana en la que se debía entregar el Premio Nobel de Literatura, suspendido este año por el escándalo de acoso sexual y filtración de información en la Academia sueca, los organizadores del Filba se dieron el gusto de premiar a Borges, post mortem, en una ceremonia con formato de performance protagonizada por el actor Esteban Feune de Colombi. El comité "académico" estuvo formado por Millet, Irvine Welsh, Alberto Manguel, Marta Sanz, Fernando Savater, entre otros. Hubo aplausos, ovaciones y risas de complicidad con el gesto del Filba, que este año celebra una década con el festival dedicado a "la fiesta como modo de diversión y también de resistencia cultural".Un video con un combinado de entrevistas a Borges, en las que se burlaba de ser el eterno candidato al Nobel, dio lugar al anuncio que cerró con una imagen de la tumba de Borges en Ginebra. Un largo aplauso cerró el acto inaugural.En el país del psicoanálisis, Millet, teórica del arte y directora de la revista Art Press, comenzó su conferencia con alusiones a Lacan y a Freud. "La famosa aseveración de Jacques Lacan ‘La mujer no existe’ significa, por supuesto, que se oponía a la idea de una esencia de la femineidad: las mujeres existen cada una en su singularidad y son irreductibles unas a otras. Esta idea se opone a la del ‘eterno femenino’ promovida por el Romanticismo, así como a la búsqueda de la mujer ideal a la que se dedicaban algunos de sus contemporáneos surrealistas", dijo en francés. "Lacan propone esta idea a comienzos de los años 70, en pleno período de efervescencia...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA