Cartas de los lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

el papaCOHERENCIALa coherencia entre el decir y el actuar, eso es lo que nos enamora. Jesús habla con amor, de los humildes. Francisco es la voz con la que aquél nos guía, pero también se mueve en su misma dirección. Francisco nos pide que encontremos en cada ser humano al prójimo, que no es otro que otro hijo de Dios. Y para que ese mensaje no quede en meras intenciones, visita a los humildes, los enfermos, los que parecen más necesitados de ayuda, para darles comprensión, amor, y respeto, y les dice que Dios piensa en ellos; que los quiere, y les pide que se ayuden, en la certeza de que serán ayudados.Francisco ha llegado en un momento oscuro de la humanidad. Dios, en su infinita bondad, nos ha enviado esta luz fenomenal para que no nos perdamos. Ojalá cada uno se haga cargo de su arrepentimiento, así como de perdonar al otro, aunque nos haya hecho daño.De nuestro perdón se hará cargo Dios. Hoy tenemos el dolor, pero también el consuelo.Aníbal E. TufróDNI 10.548.620PALABRASLa conmoción que ha producido la actitud y prédica del nuevo papa Francisco me llevó a releer la Biblia. Me detuve, como siempre, en los libros sapienciales del Antiguo Testamento, donde reencontré las siguientes enseñanzas: en el libro de los Proverbios (escrito en el siglo V a. C.) se dice: "El necio tiene por recto su camino, pero el sabio escucha consejos" (12, 15). A continuación, en el Eclesiastés (siglo III a.C.) hallé lo siguiente: "Quien ama el dinero no se harta de él, y para quien ama riquezas, no bastan ganancias". (5, 9)Y más adelante: "Otra calamidad he visto bajo el sol –como error que emana de la autoridad– la necedad elevada a grandes dignidades". (10, 5-6).Leyendo estas palabras, no se puede dejar de pensar: "No hay nada nuevo bajo el sol".Florencio José ArnaudoDNI 1.674.991HONOREl Honor (con mayúscula) ha ido desapareciendo de buena parte de las virtudes que deberían adornar a nuestros hombres públicos. Refiriéndome puntualmente a nuestros militares, recuerdo que ante cualquier contingencia no necesariamente desdorosa, los hombres de armas pedían el retiro de inmediato. Hoy, el jefe del Ejército hace malabares junto a la presidenta de la Nación a fin de intentar minimizar las graves acusaciones que han recaído sobre él. Nuestros máximos héroes, San Martín y Belgrano, se horrorizarían de un oficial sospechado de una conducta reñida con la recia integridad que enaltece el uniforme de tantos de nuestros soldados.Héctor A. FasceDNI 5.187.292MANDELAUna vez más me he...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA