Carolina Pochetti, la testigo que más puede complicar a los Kirchner

 
EXTRACTO GRATUITO

es, acaso, la única persona capaz de desentrañar hasta el último recoveco de la madeja tejida por su difunto marido, . El exsecretario privado de constituyó un rompecabezas de sociedades offshore para ocultar US$70 millones que comenzó a vislumbrarse con la publicación de los y que, tras años de olvido judicial, parece reconstruirse definitivamente con los cuadernos de las coimas.¿Fue Muñoz testaferro de Néstor Kirchner? Entre otras cosas, el testimonio de Pochetti puede ser clave porque podría aportar certezas sobre una hipótesis que la Justicia explora desde que se conocieron los cuadernos que escribió el exchofer . Fue la viuda quien acompañó al exsecretario en los últimos momentos de su vida, allá por mayo de 2016, cuando agonizaba preocupado por el futuro del imperio que había construido en distintos paraísos fiscales.La pista de Muñoz es clave para el caso porque representa gran parte del dinero que hasta ahora está identificado. Si el dinero de Muñoz no era en realidad propiedad de los Kirchner, ¿entonces dónde está el dinero que circulaba en bolsos por Buenos Aires?Pochetti no fue una simple testigo: su nombre y su firma quedaron registradas en distintas operaciones. Junto con el propio Muñoz, Pochetti fue accionista en las Islas Vírgenes Británicas de la sociedad offshore Black Gold Limited. Los directores de esa firma eran Sergio Todisco, un empresario de Mar del Plata, y su entonces pareja Elizabeth Ortiz Municoy, empresaria de real estate en Miami, ambos arrepentidos ante el juez Claudio Bonadio. Según los mails filtrados, el matrimonio había creado Gold Black Limited con el objetivo de comprar propiedades en los Estados Unidos por unos US$65 millones.Aportes importantesSus palabras, además, podrían completar los dichos del exfuncionario santacruceño Juan Manuel Campillo, quien señaló...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA