Angelelli en la Cámara de Diputados de la Nación

 
EXTRACTO GRATUITO

El 04.12.2008 se aprobó en Comisión un proyecto similar al aprobado el 13.12.2006

Fue aprobado por unanimidad en la Comisión de Educación y pasará al recinto en la próxima sesión un proyecto de ley presentado por el diputado nacional Mario Santander en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación para que cada año se declare el 4 de agosto como "Día de concientización de la obra, martirio y asesinato de Monseñor Enrique Angelelli

PROYECTO DE LEY

Texto facilitado por los firmantes del proyecto.

Nº de Expediente 1763-D-2008

Trámite Parlamentario 031 (24/04/2008)

Sumario DECLARAR COMO DIA DE CONCIENTIZACION DE LA OBRA PASTORAL, MARTIRIO Y ASESINATO DE MONSEÑOR ENRIQUE ANGELELLI, AL 4 DE AGOSTO DE CADA AÑO. Firmantes SANTANDER, MARIO ARMANDO - MORGADO, CLAUDIO MARCELO - ROSSI, AGUSTIN OSCAR - MARTIARENA, MARIO HUMBERTO - GUTIERREZ, GRACIELA BEATRIZ - REJAL, JESUS FERNANDO - SYLVESTRE BEGNIS, JUAN HECTOR - PAREDES URQUIZA, ALBERTO NICOLAS - BONASSO, MIGUEL - MÜLLER, MABEL HILDA - GALANTINI, EDUARDO LEONEL - AGUIRRE DE SORIA, HILDA CLELIA - HERRERA, GRISELDA NOEMI - DIAZ, SUSANA ELADIA - GIANNETTASIO, GRACIELA MARIA.

Giro a Comisiones EDUCACION; RELACIONES EXTERIORES Y CULTO; LEGISLACION GENERAL.

El Senado y Cámara de Diputados,...

Artículo 1°|.- Declárase el 4 de Agosto de cada año, día de concientización de la obra pastoral, martirio y asesinato de Monseñor ENRIQUE ANGELELLI, como abanderado de la Doctrina Social de la Iglesia.

Artículo 2°.-A los fines de dar cumplimiento a lo enunciado en el artículo 1°, se deberán realizar clases y actos alusivos en los establecimientos educativos en sus distintos niveles; editando el Estado textos gratuitos referidos a la figura del Obispo en los distintos aspectos, para su correspondiente difusión y conocimiento.

Artículo 3°.- El Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Educación de la Nación será la Autoridad de Aplicación de la presente Ley.

Artículo 4°.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

En la Cámara de Diputados se aprobó el 13.12.2006

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

Quiero inicialmente manifestar que esta es una reproducción del Proyecto de Ley D-5233/06 que tuvo aprobación por unanimidad el día 16 de diciembre del 2006 en esta Honorable Cámara de Diputados de la Nación.

En estos fundamentos quiero poner de relieve la inmensa figura y expresar brevemente la vida y obra de MONSEÑOR ENRIQUE ANGELELLI, quien naciera el 17 de Julio de 1923, en la Provincia de Córdoba de esta Reública Argentina. Sus padres Juan Agelelli y Celina Carletti (de quienes fue el primer hijo) inmigrantes italianos, vivían en las afueras de Córdoba en la zona denominada entonces "Camino Rodriguez de Busto", dedicándose al cultivo de hortalizas y actividad rural aprendida por la familia Angelelli en su Italia natal. Al cumplir los 15 años ingresa al Seminario Metropolitano de Córdoba Nuetra Señora de Loreto, de esa época le quedó entre los compañeros el sobrenombre de "Canuto" porque casi no tenía cabellos y "le salían en la cabeza unos pelitos como los canutos que tienen los pollos, antes de que les salgan las plumas". Después se lo conocerá simplemente como "el Pelado".

En 1943 inició el ciclo de los tres años de la filosofía en el Seminario Mayor. En segundo año de teología (año

1947) fue enviado a Roma para completar sus estudios en el Colegio Pío Latino. En 1949, a los 26 años fue ordenado sacerdote. Continuó un año más en Roma hasta obtener la Licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana.

Comenzó su labor pastoral al regresar al país, como Vicario Cooperador en la Parroquia San José de Barrio Alto Alberdi, en la ciudad de Córdoba, y Capellán del Hospital Clínicas. Las villas miserias de la zona, ubicadas entre las calles Deán Funes y 9 de julio al 1500, eran visitadas asiduamente por el P. Angelelli, y este contacto con la realidad de los desposeídos fue haciendo crecer en él la predilección por el servicio de los pobres.En 1952 fue designado asesor de la JOC (Juventud Obrera

Cristiana), encargándosele la atención pastoral de la capilla de Cristo Obrero. Allí se instaló en un altillo, al costado de la capilla, que formaba parte del Hogar Sacerdotal, donde vivían varios sacerdotes. La presencia del "Pelado" Angelelli lo había convertido en un lugar de encuentro y consulta permanentes de sacerdotes del clero cordobés.

A sólo una cuadra de la Capilla del Cristo Obrero los circos acostumbraban instalar sus carpas en los predios, Monseñor Angelelli se acercaba a visitarlos en sus carpas, ofreciéndoles todo tipo de ayuda, por lo que terminó con los años siendo prácticamente el Capellán de esa gente.

Fue designado asesor de la JOC(Juventud Obrera Católica. Se había consustanciado con los objetivos de este movimiento después de conocer en Roma y entablar un profunda relación con su fundador, el sacerdote belga José Cardjín. Supo apropiarse del método jocista.

En esta época decía: "El hombre no puede ser un desencarnado, lo religioso no puede hacer perder de vista las necesidades más elementales de los seres humanos, menos de los pobres, sino por el contrario, la religión deber servir para que el hombre se dignifique totalmente, humana y espiritualmente..."

Además de la asesoría de la JOC, hacia 1958 participaba en la Junta Arquidiocesana de la Acción Católica, dictaba clases de Derecho Canónico y Doctrina Social de la Iglesia en el Seminario Mayor y era Profesor de Teología en el Instituto Lumen Christi y otros colegios religiosos. Trabajaba en la Curia Arzobispal y ayudaba en la pastoral universitaria, colaborando en el asesoramiento de algunos centros de la Juventud Universitaria Católica (JUC).

El 12 de diciembre de 1960 fue designado por el Papa Juan XXIII, Obispo Auxiliar de Córdoba, y el 20 del mismo mes fue nombrado Vicario General de la Arquidiócesis.

El 12 de marzo de 1961 recibió su consagración episcopal en la Catedral de Córdoba, abarrotada de obreros y de gente humilde. Eligió como lema para su escudo episcopal la frase del Evangelio de Juan: "Para que todos sean uno".

Era una nueva imagen episcopal, que contrastaba con los usos y costumbres de entonces, consustanciado con el pueblo, por lo que no aceptó la recomendación de abandonar el uso de su moto "Puma", "porque no era digno de él, como Obispo..."

El 11 de octubre de 1962 se inició el Concilio Ecuménico Vaticano II. Monseñor Angelelli acudió a Roma al igual que todos los obispos del mundo.

Un mes antes el Papa Juan XXIII, en un radiomensaje, había dicho que la paz y la justicia social eran los problemas centrales a los que debía abocarse la Iglesia para ser servidora de la humanidad. Allí profundizó sus opciones pastorales y vivenció la realidad universal de la iglesia. Este acontecimiento crucial de la Iglesia provoca un movimiento renovador en todas partes. El seminario de Córdoba no fue la excepción. Al renunciar el Rector, Mons. Angelelli fue nombrado en su reemplazo.

EN 1964 ante una crisis interna en la Iglesia cordobesa en septiembre del mismo año concurre a la tercera sesión del Concilio. A su regreso, en las vacaciones del 65 renuncia Mons. Castellano al Arzobispado de Córdoba. Sería lógico que lo reemplazara Mons. Angelelli por ser el único obispo en Córdoba, pero los canónigos eligen a su Deán, Edmundo Rodríguez y Alverez. Angelelli se retira del obispado y fija su residencia en un colegio cerca de su casa natal. Allí se abocó al trabajo pastoral en la zona con los chacareros y quinteros del lugar.

El 15 de mayo de 1965 se hizo cargo de la arquidiócesis de Córdoba, Mons. Raúl Francisco Primatesta. Rehabilitó a Angelelli, designándolo como Obispo Auxiliar, Intensificó entonces, las visitas pastorales a las Parroquias, tanto urbanas como rurales. La presencia del "Obispo Auxiliar" en las parroquias rurales y sus múltiples capillas quedó marcada en la vida de esas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA