Pese al alza de tarifas, se gastará en subsidios más del doble de lo previsto

 
EXTRACTO GRATUITO

El Gobierno dio este año un paso de dudoso rédito al subirles el gas a los hogares: aunque asumió el costo político de un tarifazo, no obtuvo los beneficios económicos que esperaba cosechar con la medida. Así se desprende de los últimos números del presupuesto.La presidenta Cristina Kirchner; el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el de Planificación, Julio De Vido, insistieron en varias oportunidades este año en que desplegarían un plan progresivo para (De Vido lo hizo por última vez anteayer). Se trata de transferencias para abaratar el precio final que pagan los usuarios por la luz, el gas y el transporte, principalmente. Hasta ayer, sin embargo, el presupuesto disponible para programas destinados a financiar la importación de combustibles para las centrales eléctricas, otorgarles un beneficio a las petroleras que produzcan más gas, sostener a Aerolíneas Argentinas y mantener los precios del pasaje de tren y de colectivos era de $ 132.181 millones.El número es mucho mayor que el esperado: está 114% por encima de lo que el Congreso autorizó para esos rubros (aprobado en la ley de presupuesto) y es 128% más que la erogación de todo 2013. Con dos agravantes: no contempla las partidas para Enarsa (hasta junio había utilizado $ 21.000 millones, pero las últimas cifras no están desagregadas). Y podría crecer aún más en lo que resta del año, ya que el jefe de Gabinete puede reasignar partidas para ajustar a su gusto el gasto, como lo hizo hasta ahora.El mayor peso sobre las cuentas públicas fueron los , que el kirchnerismo intentó sin éxito limitar en varias ocasiones. Es el mayor programa destinado a subvenciones y atiende a Cammesa (funciona bajo el nombre Formulación y Ejecución de la Política de Energía Eléctrica), la responsable de importar combustibles para las centrales eléctricas, que sufren la escasez de gas. Hasta ayer tenía un presupuesto de $ 78.841 millones, 133% más que el número original y el doble que el gasto de 2013. Es un programa crucial para el Gobierno. La mayor parte de esa cuenta se paga en dólares y les pone presión a las reservas del Banco Central, por lo que su crecimiento es una mala noticia para Economía (para los especialistas es la principal responsable del cepo cambiario, ya que la restricción a la venta de dólares, el giro de dividendos y las importaciones se usan para reservar divisas para atender las compras al exterior).Desde su llegada al Gobierno, Kicillof ensayó alternativas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA