La otra violencia

 
EXTRACTO GRATUITO

El fútbol argentino está enfermo de violencia. Pero esta vez no sólo se habla de lo que ocurre fuera del estadio, donde cada fin de semana se reproducen crónicas policiales con peleas y hasta muertos. También dentro de la cancha la violencia está en un punto límite, con un espiral de agresión que encuentra tres escalas. Primero los jugadores, con continuas acciones que ponen constantemente en riesgo la integridad física del colega o rival, según como se lo mire. Después siguen los árbitros, que pocas veces castigan como debe ser el juego brusco. Y en el último lugar de la cadena, pero con trascendental influencia en el problema, aparece el Tribunal de Disciplina de la AFA, que a los futbolistas expulsados por patadas híper violentas los sanciona con una sola fecha de suspensión.Esta semana hubo cuatro episodios que sobresalieron en este cuadro de violencia nacida en los jugadores. Dos de ellos van unidos: el planchazo de Diego Villar a Fabián Vargas en Independiente vs. Racing y la expulsión de Rubén Botta en Tigre vs. River, por reaccionar ante la enésima falta en su contra que no sancionó Pablo Lunati. A Villar, que puso en serio riesgo la integridad de su rival, el Tribunal de Disciplina lo sancionó con una fecha; sin embargo, el jugador del club de Victoria fue suspendido provisionalmente y recibirá un castigo mayor, porque el referí lo informó por agravios.Los otros dos son la pelea a golpe de puños en Huracán entre Matías Defederico y Hugo Barrientos y la terrible patada de Diego Braghieri a Rolandhino en Arsenal vs. Atlético Mineiro, por la Copa Libertadores.Una alta fuente del ente judicial de la Asociación del Fútbol Argentino dijo a LA NACION: "Es un amplio debate y habría que ver el Reglamento de Transgresiones y Penas. Pero responder esa pregunta es como decir por qué a un ladrón se le da un año de prisión y a otros, dos. Habría que ver cada caso, y nosotros no hablamos de casos puntuales". Al respecto, Guillermo Marconi, del Sindicato de Árbitros de la República Argentina, expresó: "Hay un código penal del fútbol y tal vez el problema no es de los miembros, sino de lo que dice ese código de disciplina. Y a veces el Tribunal no tiene elementos y le falta información". Marconi, además, hace una crítica al fútbol de hoy: "Siempre hay ruido a hueso y en general hoy los árbitros cuidan menos. El...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA