Lo que viene

 
EXTRACTO GRATUITO

cine

Claroscuro mexicano

Maestros de la luz y Noir Mex

Ciclos en Amigos de Bellas Artes, Figueroa Alcorta 2280 y en la Sala Lugones.

El paso de Eisenstein por México en 1931 para el ambicioso proyecto de Que viva México dejó su huella en el cine de ese país, algunos de cuyos realizadores se habían afianzado en los comienzos del sonoro con musicales y evocaciones del folklore revolucionario. Pero había otros territorios por explorar más allá de la comedia ranchera y, en la década siguiente, la herencia estética del gran creador ruso y su interés por la realidad social se hicieron notar, por ejemplo, en la obra de Emilio Fernández, quien teniendo como colaborador a un maestro de la luz como Gabriel Figueroa, elaboró vigorosos melodramas como Flor silvestre o La perla, las dos primeras obras que integran el ciclo que Amigos de Bellas Artes desarrolla en estos días. Con éstas, así como con otras realizaciones volcadas al film noir, el cine de México se instaló en el mapa fílmico internacional e hizo populares a sus grandes figuras: María Félix, Dolores del Río, Pedro Armendáriz, Arturo de Córdova (foto). A esa época de oro también pertenecen los títulos que la Cinemateca está ofreciendo en la Sala Lugones: un ciclo denominado Noir Mex, en el que se verán películas recién restauradas y enviadas por la Cineteca Nacional del paíz azteca. Ambientes sombríos, sórdidos, suspenso y melodrama puestos en pantalla por Tito Davison, Roberto Gavaldón y otros profesionales familiarizados con el género.

Fernando López

música

El milagro argentino

Los Auténticos Decadentes

Y la banda sigue...

Luna Park, Bouchard y Corrientes. El sábado, a las 21

El próximo año Los Auténticos Decadentes cumplirán tres décadas de trayectoria. Treinta años de una historia imposible, de una banda que llevó su espíritu inicial a las últimas consecuencias. A veces, en el largo peregrinaje de una banda para llegar a obtener esas señas que le indican que está haciendo las cosas bien, los tropezones, los golpes, terminan resintiendo la estructura, derribándola y haciéndola añicos. A ellos no les paso, simplemente porque nunca hicieron "las cosas bien". Cruzaron su gen punk con el de la fiesta permanente, lo matizaron con una buena dosis de despreocupación y subieron a un escenario (a varios) sin siquiera saber tocar sus instrumentos. Pero unos años después debutaron en el disco con El milagro argentino, una pintura costumbrista que se anticipaba al boom de la Argentina tropical, con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA