Las víctimas de persecución en el ámbito de acoso terrorista

Autor:Emilio J. García Mercader
 
EXTRACTO GRATUITO
García Mercader, Las víctimas de persecución en el ámbito de acoso terrorista 1
Las víctimas de persecución
en el ámbito de acoso terrorista*
Por Emilio J. García Mercader
“Abandonemos la casa de Caín
Y escondamos los fósforos que prenden este odio.
No podemos vararnos donde haya una riada…
Vayamos donde tanta historia convulsa halle su reposo.
Donde lo humano y lo divino se entremezclen.
Donde la justicia y el afecto arreglen cada arista del mundo…
Busquemos al hermano”.
1. Introducción
Las víctimas del terrorismo en España han soportado una actividad insostenible
prácticamente desde el inicio de la transición democrática hasta nuestros días, con
momentos de recrudecimiento y otros, por el contrario, de interrupción de los atenta-
dos criminales, con ocasión de supuestos contactos para iniciar determinadas nego-
ciaciones, que hasta el momento han sido abocadas al fracaso.
En dicha actividad, analizada en relación con la victimización que se ha produ-
cido, se pueden distinguir tres aspectos fundamentales: a) los atentados personales
a miembros del ejército o fuerzas de seguridad; b) atentados personales a personas
civiles con o sin vinculación con los aparatos del Estado (funcionarios, miembros de
la judicatura, políticos y personas particulares, y c) atentados indiscriminados dirigi-
dos, bien a objetivos que podrían considerarse incluidos en los apartados anteriores,
o bien a objetivos civiles.
En ocasiones, la sociedad ha dado la espalda a las víctimas, y en otras ha par-
ticipado activamente a su lado; también se les ha mandado al oscurantismo más ab-
soluto (víctimas de primera, de segunda, o de tercera categoría), y otras veces, a
través de las legislaciones que vigorosamente se han ido imponiendo –al mismo rit-
mo que la sociedad las iba exigiendo– han tenido derecho a los correspondientes
procesos de reparación, restitución e indemnización. Por lo tanto, las víctimas direc-
tas, aquellas que habían acabado en un resultado de muerte o bien habían sobrevi-
vido con lesiones de diversa índole; así como las indirectas, familiares ascendientes
o descendientes, han podido recibir de alguna manera una consideración y recono-
cimiento jurídico, psicológico y asistencial que les podía beneficiar a la hora de salir
del estado postrero de victimización al que obligatoriamente las habían sumido.
Sin embargo existen otro tipo de víctimas completamente olvidadas, y que su-
fren esta situación diaria, hora a hora, en todos los estamentos cívicos, personales y
sociales por donde transcurre su vida normal y cotidiana. Estaríamos hablando en-
* Extraído del artículo publicado en la revista electrónica “Archivos de Criminología, Criminalís-
tica y Seguridad Privada”, vol. I, agosto - diciembre, México, 2008, editada por la Sociedad Mexicana
de Criminología Capítulo Nuevo León A.C. (www.somecrimnl.es.tl). Bibliografía recomendada.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA