Vehículos que controlan el tránsito no cumplen la ley

 
EXTRACTO GRATUITO

Quienes deben hacer cumplir la ley no la respetan. Tal el caso de los vehículos oficiales designados para controlar la seguridad vial, ordenar la circulación y mejorar la infraestructura de señalizaciones, semáforos y calles, que acumulan numerosas infracciones por incumplir normas de tránsito.El absurdo que supone el incumplimiento de la ley por quienes deben hacerlas respetar incluye a los autos azules de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), que dependen del Ministerio del Interior y Transporte de la Nación, a las camionetas amarillas de Tránsito de la ciudad y hasta a las grúas que acarrean coches mal estacionados.Las irregularidades se comprueban al ingresar las patentes de estos vehículos en la página web del gobierno de la ciudad ( http://www.buenosaires.gov.ar).En dos recorridas que realizó LA NACION por numerosas arterias de la ciudad se observó cómo una veintena de autos oficiales hacían caso omiso de las reglas viales. En algunos casos se estacionaron en esquinas sobre sendas peatonales; en otros, cruzaron semáforos en rojo y giraron de manera indebida. Por su parte, los inspectores de Tránsito que van a bordo de las grúas casi nunca utilizaron los cinturones de seguridad.Además, algunos de los populares rodados azules de la ANSV fueron multados por exceso de velocidad en la ciudad. Así se constató en un rodado estacionado el miércoles pasado frente a la terminal Río de la Plata, en el puerto porteño, el cual registra multas del año pasado por superar la velocidad permitida de hasta 20km/h en la autopista Illia, en la avenida costanera Rafael Obligado y en la autopista Perito Moreno. Otro de los vehículos azules apostados allí, en cambio, no había sido multado por infracciones de tránsito.También otras dos camionetas de la ANSV que circulaban por la ruta 7 registraban una infracción cada una por exceso de velocidad en la Capital, y una de ellas por mal estacionamiento.Consultadas las autoridades de la ANSV, indicaron que "todos los móviles cuentan con GPS y detectores de velocidad. Si un agente comete una infracción, se hace un sumario administrativo. Según la gravedad de la falta, se sanciona al agente. Incluso, ocurrió que se debió expulsar a uno por una falta grave en la conducción".Respecto de las tres multas por exceso de velocidad que registraba uno de sus vehículos, indicaron que "si las faltas están bien confeccionadas, el Estado las pagará, como cualquier ciudadano común".En esta nómina de imprudencias se inscriben, además...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA