Vaca Muerta y el dilema de optar entre dos modelos extremos: Noruega o Angola

 
EXTRACTO GRATUITO

no deja de despertar expectativas en la Argentina por el potencial incremento de producción de petróleo y gas que podría aportarle al país. Y aunque todavía es muy prematuro hablar del "riesgo" que generaría una entrada masiva de dólares a la economía, por las inversiones en el sector y las exportaciones de los hidrocarburos, nunca es anticipado analizar qué ocurrió con los países que en poco tiempo explotaron un recurso que les generó un impacto masivo de ingreso de capitales.Las experiencias de otras economías se dividen en dos: las que fueron exitosas con el manejo del gran flujo de divisas, como y , por ejemplo, y las que la malgastaron y terminaron por destruir todas las demás industrias productivas, como Angola y Venezuela.El último grupo suele ser el más conocido. Su diagnóstico tiene nombre y se llama "enfermedad holandesa". "En 1959 se empezó a explotar en el Mar del Norte una cuenca de desarrollo gasífero, que benefició a Holanda, pero también a Gran Bretaña, con el petróleo -cuenta Daniel Montamat, exsecretario de Energía y analista del sector-. Holanda, particularmente, se encontró con mucho flujo de inversión, que se sumó a las divisas que ingresaban por las exportaciones de gas a Europa. Esto generó que la moneda, el florín en esa época, se apreciara mucho con relación a otras y que muchas actividades productivas sufrieran tener una moneda más fuerte, ya que esto no tenía que ver con la productividad, sino que eran dólares excepcionales que ingresaban para desarrollar un recurso extraordinario".Holanda, sin embargo, logró salir de la trampa y diversificó su industria. Además, tiene dos empresas líderes del sector que son multinacionales, como Shell y Trafigura (que compró las estaciones de servicio Petrobras en el país y las comercializa con la marca Puma Energy).Angola y Venezuela, por su parte, no tuvieron la misma suerte. El país africano proyectó en 1980 que sus reservas de petróleo y gas equivalían a siete veces su PBI. La producción entre 1980 y 2017, sin embargo, terminó siendo 10 veces las reservas que se estimaban en 1980, con 1715 millones de toneladas equivalentes de petróleo (TEP), destaca un informe del Estudio Arriazu Macroanalistas, escrito por el economista Ricardo Arriazu. Pero Angola "no fue exitosa en el manejo de sus recursos, provocó una fuerte apreciación de la moneda y terminó fracasando en sus intentos de reducir la pobreza", dice el informe."La disponibilidad de divisas por el desarrollo del sector...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA