Sergio Urribarri: el predilecto de Cristina que quiere ser presidente

PARANÁ.- Nadie en su gabinete puede hablar con la prensa sin su expreso permiso. Billetera del Estado mediante, su gestión disciplina a sindicalistas, jueces, empresarios y dirigentes políticos que huyen de la dividida y debilitada oposición para pasar a sus filas. Controla con meticulosidad y a través de colaboradores aplicados los medios de comunicación locales, siempre en manos amigas y a salvo de inoportunas investigaciones sobre algún eventual punto oscuro de su vida personal y patrimonial. Toma las grandes decisiones de gestión junto con un reducido círculo de asesores, entre los cuales sobresalen su esposa y uno de sus hijos varones. Tiene amplia mayoría en la Legislatura local para aprobar cualquier proyecto y frenar de cuajo cualquier cuestionamiento serio. Quiere ser presidente, y para ello cuenta con guiños claros desde el mismísimo poder nacional.Podría tratarse, por cierto, de una descripción de aquel casi ignoto Néstor Kirchner que a principios de 2003 pugnaba por llegar a la Casa Rosada desde la Santa Cruz que gobernaba con mano de hierro. Al igual que él, el hiperkirchnerista gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, sostiene en esta provincia un sueño concreto: "jugar en primera", como lo expresó en la inauguración de sesiones de la Legislatura provincial.Más allá de coincidencias y comparaciones con el fallecido ex presidente, desde la clase política, sindical y empresarial entrerriana no dudan: Urribarri es, a escala local, lo que Cristina Kirchner representa a nivel nacional. La estrategia de Urribarri es la lealtad absoluta y sin fisuras a la Casa Rosada. Un plan que le ha rendido frutos: ganó las últimas tres elecciones con amplio apoyo popular, consiguió fama de buen administrador sobre la base de obras públicas y manejo prolijo de las cuentas fiscales, y gracias a un discurso "nacional y popular" que agrada al kirchnerismo de paladar negro se posicionó como uno de los delfines confiables para suceder a la actual mandataria. Ella siempre le dedica frases elogiosas y casi siempre lo incluye en las delegaciones oficiales que viajan con ella al exterior, como hizo hace un mes para la asunción del papa Francisco.De trato afable y campechano, con padres trabajadores y origen en la humilde localidad de Arroyo Barú, Urribarri construyó su carrera política derribando muros que parecían inexpugnables. Intendente de la localidad de General Campos a los 27 años, fue diputado provincial durante tres períodos, ministro provincial y gobernador...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba