Triaca recibe a la CGT por la baja de los costos laborales

 
EXTRACTO GRATUITO

Mucho antes de ratificar el respaldo de la mayoría de la gente en la urnas, el Gobierno ya se jactaba de haber encolumnado a la CGT entre sus aliados para avanzar en una reforma laboral cuyo nervio sería la reducción de los costos y la productividad. Lo que hizo el triunfo electoral de anteayer fue acelerar las negociaciones: el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, recibirá hoy a la cúpula sindical como antesala de un posible encuentro con Mauricio Macri.

Con la garantía de que no habrá un proyecto oficial para modificar la ley de contrato de trabajo ni la de asociaciones sindicales, lo que les garantiza a los gremios conservar la caja y el monopolio de afiliación, Triaca y la CGT pactaron materializar la reforma laboral con las primeras paritarias de 2018. Así, la reforma tendrá rasgos distintivos de acuerdo con el sector y su convenio colectivo, aunque se toman como casos paradigmáticos el de los petroleros en Vaca Muerta y el de los lecheros de Atilra. Se evalúan alternativas: baja de aportes patronales para las obras sociales; revisión de cláusulas de antigüedad, escalas y funciones; no avalar pagos extraordinarios salvo excepciones, como un plus por presentismo, y establecer las pasantías como un atajo para capacitar personal a valores más bajos.

Como parte del apretón de manos, Triaca se garantizó el aval de la CGT para avanzar en un plan de blanqueo laboral y en un proyecto...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA