Transporte fluvial: el lírico ejercicio de la función pública

 
EXTRACTO GRATUITO

ROSARIO (De un enviado especial).- El relato no es una rendición de cuentas de un programa de gobierno, una explicación de las políticas adoptadas y una presentación de las metas por cumplir. El relato es desviar la atención de todo esto. Es señalar con el dedo índice a lo que sucedió hace 20 años y hace 40 años (cuando no hace 200 años) como responsable absolutamente de todo. Los últimos 10 años de gobierno no merecen, todavía, una lupa autocrítica.Los 90. Los 70. La Vuelta de Obligado o Estanislao Zeballos. Toda década, episodio o personaje le resultan útil al Gobierno para exculparse de 10 años de problemas no asumidos ni enfrentados. Lo que sucede con la marina mercante y la industria naval es parte de ese programa oficial de revolución cultural, revisionismo histórico y desviación de la atención.Lo que quedó demostrado en la octava edición del "Encuentro Argentino de Transporte Fluvial" -que organizó la semana última el Instituto de Desarrollo Regional (IDR)- es la amplitud de la brecha entre lo que el Gobierno percibe y lo que los empresarios y los sindicatos ven.Raúl Meroi, presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario, advirtió sobre los "obstáculos normativos", y reclamó "optimizar las condiciones de la navegación en la hidrovía" para que las provincias puedan capitalizar inversiones y mejorar la competitividad de la producción regional.En tanto, el subsecretario de Puertos y Vías Navegables, Horacio Tettamanti, manifestó que se perdió "la industria naviera, los ferrocarriles y el trabajo" y esa reconstrucción "lleva tiempo y esfuerzos compartidos, muchas cabezas que piensen desde la diversidad, y la pluralidad".Por su parte, el emisario de la Secretaría de Transporte, Juan Mangiamelli, dio una visión un poco más fresca al contar cómo se determinó cambiar de enfoque desde el Ministerio: incorporar a la logística como eslabón de la cadena de valor y desarrollar obras en función de un sistema de prioridades y demandas de la carga. "Creamos un observatorio nacional de transporte con una matriz de origen y destino de cargas porque necesitamos esa información para planificar", explicó.Tettamanti rescató a un "rosarino ilustre" como Zeballos, "de quien me siento deudor", dijo, "por su defensa de los intereses argentinos". Señaló que "la historia nos vuelve a dar una nueva chance de recuperar el protagonismo" porque "en 10 años, por nuestras aguas, saldrá el 50% de la proteína vegetal que consumirá la humanidad. Muchos mataron y murieron por la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA