'Todo este escándalo es denigrante para mí como mujer'

 
EXTRACTO GRATUITO

Del otro lado de la línea telefónica, la empresaria Gabriela Zapata, ex pareja del presidente boliviano Evo Morales, se sorprendió por el llamado de LA NACION desde Buenos Aires. Al principio se negó a responder consultas y pidió que se comunicaran con su abogado, pero no pudo contener su enojo y lanzó: "Aquí no existe ningún tipo de tráfico de influencias. Es más, estamos en conflicto con el gobierno porque se cometió un delito en contra de nuestra empresa por la disolución arbitraria del contrato", dijo la empresaria de 28 años.

Zapata es ejecutiva de la empresa china CAMC, a la que el gobierno le adjudicó obras de infraestructura por 566 millones de dólares. También fue categórica en cuanto a su vínculo con el mandatario, su pareja hasta 2007, con quien incluso tuvieron un hijo que, según el presidente boliviano, murió poco después de nacer.

-Yo ya no tengo ningún tipo de relación con el presidente-, dijo Zapata en el diálogo con LA NACION.

-¿Y cómo es que hay una fotografía de ustedes dos en 2015?

-Eso es porque lo vi en el Carnaval de Oruro y me saqué una foto, pero no tenemos ninguna relación en absoluto.

-¿No es llamativo que el presidente haya dicho estos días que cuando le pidió sacarse esa foto, usted le resultaba una "cara conocida", siendo que fueron pareja?

-Mire, todo este escándalo es denigrante para mí como mujer. Esto es denigrante.

-¿Usted está diciendo que el comentario del presidente sobre su "cara conocida" fue denigrante...?

La última pregunta a Zapata ya no tuvo respuesta y la joven cortó la comunicación.

Su abogado, Fernando Cortez, señaló que la denuncia por tráfico de influencias es ahora investigada por el contralor general de la República y una comisión multipartidaria del Parlamento, pero tampoco quiso ahondar sobre las cuestiones referidas a la relación entre el presidente y Zapata. "Son asuntos privadísimos de ellos dos", se justificó.

Sin embargo, el periodista boliviano Carlos Valverde, que fue quien presentó días atrás su investigación sobre los supuestos hechos de corrupción, dijo a LA NACION que el caso de la empresa CAMC es sólo uno de los episodios en que Zapata aprovechó su relación con el presidente para obtener beneficios comerciales.

"Yo tengo documentos que prueban que ya en 2010, tres años antes de su ingreso a la empresa china, Zapata se presentaba ante empresas argentinas como representante del gobierno boliviano", dijo Valverde.

El lunes pasado, Evo reaccionó con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA