Tenso comienzo del megajuicio en Brasil

RIO DE JANEIRO.- El juicio por el mayor caso de corrupción política de Brasil, el llamado escándalo del "mensalão", que sacudió al gobierno del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), comenzó ayer con un ardid jurídico por parte de la defensa de los 38 acusados, que amenazó con descarrilar el histórico proceso en el Supremo Tribunal Federal.El ambiente dentro de la máxima corte brasileña se enrareció cuando el abogado Marcio Thomaz Bastos, defensor de uno de los inculpados -entre los que hay tres ex ministros, tres actuales diputados y varios ex legisladores y empresarios-, solicitó que el juicio fuese desdoblado.Su intención era que por un lado se atiendan allí sólo las causas contra los tres parlamentarios que gozan de fueros de privilegio, y, por otro, en la justicia ordinaria, las del resto de los acusados. Al final, la petición fue negada por 9 votos en contra y 2 a favor.El escándalo del "mensalão" (mensualidad) estalló en 2005, cuando un diputado insatisfecho por la suma recibida reveló que el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) estaba comprando votos de legisladores de la oposición para apoyar iniciativas del gobierno de Lula.El entonces presidente, que no está procesado, se declaró traicionado y pidió perdón por los "errores" de su partido y del gobierno, pero luego, tras ganar la reelección en 2006, tildó el caso de un intento destituyente por parte de sus opositores.Los analistas consideran que un fallo condenatorio del Supremo -inapelable- podría dañar seriamente el legado político del popular ex mandatario brasileño. Entre...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba