Tango, emoción y rocanrol

 
EXTRACTO GRATUITO

Hay momentos que son irrepetibles, hay noches que en el tango también, pero el disco debut del cantor Cucuza Castiello y el guitarrista Moscato Luna, grabado en vivo en un bar de 1931, en Villa Urquiza, logra capturar como una polaroid la mística de esas noches de loca bohemia. El álbum El tango vuelve al barrio en vivo (registrado durante un ciclo de tres años de recitales en el bar El Faro, de Pampa y Constituyentes, que ganó fama entre los aficionados) recupera la esencia barrial del género con un espíritu similar al que había sembrado una década atrás Luisito Cardei: sólo un cantor, la guitarra, un puñado de tangos inoxidables y el sonido ambiente del bar, creando una atmósfera emotiva y electrizante.Nocturno en mi barrio"Buenas noches, bienvenidos a El Faro. Humildemente, pero sin pedir permiso, el tango vuelve al barrio", anuncia con tono de anfitrión el cantor Cucuza Castiello. Lo que seguirá será una caravana tanguera sin interrupciones durante una noche en la que aparecerán temazos como "El cantor de Buenos Aires" (Cobián/Cadícamo), "Contramarca" (Rossi-Brancatti) y "Olvido" ( Rubinstein-Amadori), entre otras dieciocho piezas de colección, que se lucen en el fraseo sensible de Cucuza, sus medios tonos, sus giros reos y su expresión limpia, y la guitarra de Moscato, un maestro en los climas, trabajando...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA